J.C
El cuco de Mariano Rajoy se lo tenía callado pero estalló el 19-D y, en boca de su ministra de Trabajo, Fátima Báñez, prometió a los españolitos un salario mínimo interprofesional de 850 euros en el 2020, con lo que ya tenemos dos motivos para vivir: el mundial de futbol del 2018 y la salida de la miseria definitiva a la vuelta de la esquina.

Los marianólogos sabían que el último día de la campaña electoral era el momento ideal para lanzar el caramelo al aire, para que los íberos (españoles i lusos) dieran medio diputado más al PP de Albiol, que va a registrar, según todos los sondeos, un espectacular hundimiento en Catalunya en la cita de mañana, jueves.

Tal vez a la derecha de la actual presidenta de Cataluña, Soraya S. De Santamaría, la consuele el zasca religioso de que “los últimos serán los primeros en el Reino de los Cielos”.

El PP y el Psoe se empeñaron durante décadas en infantilizar a la sociedad española y se negaron a aceptar que la gente ha madurado y piensa, ergo quiere ser independiente y tomar sus propias decisiones.

No sé si los indecisos picarán el anzuelo, pero ¡qué importa! Al final, con la promesa de los 850 euros, en época de pobreza creciente y frío, Momo cierra la campaña electoral.

Y, encima, los medios de comunicación del establishment califican de “histórica” la anunciada subida salarial. ¡Despertad, hermanos, despertad! Os están tomando el pelo.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para dar la bienvenida a las golosas promesas de Fátima Báñez, que podrían estar influidas, tal vez, por la infravalorada injerencia de EE.UU. Quizás, como dice la pensadora Hannah Arendt, (autora de La Mentira en Política) siempre funciona el adagio del palo y la zanahoria.

mm
Retrato de Javier Cortines realizado por el pintor Eduardo Anievas. Este escriba es el autor de la trilogía "El Robot que amaba a Platón", obra que no gusta nada a las editoriales consagradas al dios tragaperras por su espíritu transgresor y que se puede leer gratis en su blog: Nilo Homérico, en cuya portada se puede escuchar, además, la canción de Luis Eduardo Aute "Hafa Café".

Deja un comentario