0Shares

Por Javier Cortines
Las encuestas coinciden en que Inés Arrimadas, candidata a la presidencia de Cataluña por C´s, es la lideresa que más subirá (en escaños y votos) en las elecciones del 21-D lo que, al ser bueno para el establishment, se descarta que ese fenómeno se deba a la injerencia rusa.

Con anterioridad todos los medios de comunicación decían, basándose en las “ciencias de la información”, que Rusia tuvo una marcada influencia en el movimiento independentista de la DUI y en la subsiguiente proclamación de la República Catalana.

Queda claro que, cuando los vientos soplan a favor de los constitucionalistas todo va bien, ergo los guardianes del sistema han sabido defender a la diosa democracia. Y, cuando los rebeldes, los rojos (Podemos e IU), los republicanos, los jóvenes desempleados o con trabajos precarios, toman las calles y las plazas, han bebido de fuentes contaminadas cuyos manantiales brotan del Kremlin.

Ahora los Mass Media están ganando la batalla en Cataluña con las mismas armas que utilizaron contra Podemos: ridiculizar, desprestigiar, humillar, demonizar -día y noche- metiendo a todos en el mismo saco, es decir, a los catalanes y catalanas que reclaman -como la cosa más natural del mundo- la celebración de un referéndum para elegir su propio destino.

La misión de la prensa no debería ser aplastar a los enemigos del poder hegemónico. Eso ha hecho que un número creciente de colegas, alguno de gran renombre, afirme que “el periodismo (tal y como está ahora) ha muerto”.

“Todo está dicho y todo está escrito” le dije un día -en el viejo Café Comercial– a mi amigo Pepe Costa (1), a lo que él sabiamente me contestó: “Sí, tienes razón, pero, al mismo tiempo, “todo está por decir y todo está por escribir”.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para preguntar ¿Por qué los rusos aman tanto a los antisistema y odian tanto a Occidente? ¡Dejad que Moscú entre en la OTAN y veréis como se convierte en uno de los nuestros!

-1-Costa Santiago, José, es crítico de cine y autor de la novela “A la sombra de la espada” (Ed.Valdemar 1997).

 

0Shares

Deja un comentario