Por Javier Cortines
Las encuestas coinciden en que Inés Arrimadas, candidata a la presidencia de Cataluña por C´s, es la lideresa que más subirá (en escaños y votos) en las elecciones del 21-D lo que, al ser bueno para el establishment, se descarta que ese fenómeno se deba a la injerencia rusa.

Con anterioridad todos los medios de comunicación decían, basándose en las “ciencias de la información”, que Rusia tuvo una marcada influencia en el movimiento independentista de la DUI y en la subsiguiente proclamación de la República Catalana.

Queda claro que, cuando los vientos soplan a favor de los constitucionalistas todo va bien, ergo los guardianes del sistema han sabido defender a la diosa democracia. Y, cuando los rebeldes, los rojos (Podemos e IU), los republicanos, los jóvenes desempleados o con trabajos precarios, toman las calles y las plazas, han bebido de fuentes contaminadas cuyos manantiales brotan del Kremlin.

Ahora los Mass Media están ganando la batalla en Cataluña con las mismas armas que utilizaron contra Podemos: ridiculizar, desprestigiar, humillar, demonizar -día y noche- metiendo a todos en el mismo saco, es decir, a los catalanes y catalanas que reclaman -como la cosa más natural del mundo- la celebración de un referéndum para elegir su propio destino.

La misión de la prensa no debería ser aplastar a los enemigos del poder hegemónico. Eso ha hecho que un número creciente de colegas, alguno de gran renombre, afirme que “el periodismo (tal y como está ahora) ha muerto”.

“Todo está dicho y todo está escrito” le dije un día -en el viejo Café Comercial– a mi amigo Pepe Costa (1), a lo que él sabiamente me contestó: “Sí, tienes razón, pero, al mismo tiempo, “todo está por decir y todo está por escribir”.

Y vuelve a cantar Quiquiriquí el Noble Gallo Beneventano para preguntar ¿Por qué los rusos aman tanto a los antisistema y odian tanto a Occidente? ¡Dejad que Moscú entre en la OTAN y veréis como se convierte en uno de los nuestros!

-1-Costa Santiago, José, es crítico de cine y autor de la novela “A la sombra de la espada” (Ed.Valdemar 1997).

 

mm
Retrato de Javier Cortines realizado por el pintor Eduardo Anievas. Este escriba es el autor de la trilogía "El Robot que amaba a Platón", obra que no gusta nada a las editoriales consagradas al dios tragaperras por su espíritu transgresor y que se puede leer gratis en su blog: Nilo Homérico, en cuya portada se puede escuchar, además, la canción de Luis Eduardo Aute "Hafa Café".

Deja un comentario