Como ya informábamos el pasado mes de mayo, la Fiscalía iba a presentar una querella contra la diputada del partido de extrema derecha Vox Rocío Monasterio por supuestamente haber falsificado un visado en la obra del loft del presentador y cómico Arturo Valls.

Según denuncia la Fiscalía, Monasterio utilizó un sello falseado del Colegio de Aparejadores de Madrid en proyectos que presentó en el Ayuntamiento de Madrid en 2005, 2011 y 2016 para el loft del presentador Arturo Valls, tres años antes de que se convirtiera en diputada autonómica.

Las denuncias se enfocan en que volvió a emplear este visado porque, a diferencia de lo ocurrido en 2005 y 2011, los hechos de 2016 no habrían prescrito, cuestión que ha recaído en la Fiscalía de la Comunidad de Madrid por la condición de aforada de Monasterio.

La Fiscalía abrió el 2 de marzo de 2020 una investigación por esas «irregularidades» tras una denuncia presentada por el grupo municipal Más Madrid a través de la dirigente del partido Marta Higueras y por el que fuera concejal de Urbanismo durante la alcaldía de Manuela Carmena, Juan Manuel Calvo del Olmo, que es arquitecto de profesión.

Se eleva la querella contra Monasterio por los delitos de falsedad documental y estafa
Se eleva la querella contra Monasterio por los delitos de falsedad documental y estafa

«Cabe deducir que los planos incluidos en el documento denominado Proyecto de acondicionamiento de carácter puntual con cambio de uso de local comercial a vivienda, registrado por Doña Rocío Monasterio para solicitar la licencia municipal, incluyeron de forma fraudulenta un sello de visado del Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos», señalaban desde más Madrid.

«Posteriormente en el año 2011 y en el 2016 la señora Monasterio solicitó una licencia fotocopiando la etiqueta que había recibido la aparejadora en el año 2005, adjuntándola a la cartela de su estudio y aplicándola a un proyecto absolutamente diferente», exponían en el texto. «Si se hubiera limitado a un hecho de 2011 estaría prescrito como delito, pero reiteraron la solicitud en el año 2016, y este tipo de delitos de falsedad documental prescriben a los cinco años».

Ahora, según confirman fuentes jurídicas, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha elevado un suplicatorio a la Asamblea de Madrid para que certifique la condición de aforada de Rocío Monasterio en relación a la querella de la Fiscalía de Madrid por la presunta comisión de un delito de falsedad documental en un visado del Colegio de Aparejadores.

Tal y como informa Público, una vez se certifique el aforamiento, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid decidirá sobre la admisión o no de la querella. El hecho de que se acredite su condición de parlamentaria autonómica le da el aforamiento para que el caso se siga en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y no en un juzgado ordinario.

Además de la denuncia de Más Madrid de principios de año, se presentó otra por los mismos hechos y delitos presentada por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Madrid y que se ha acumulado al procedimiento.

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA