El juzgado de Instrucción 31 de Madrid decretó la apertura de juicio oral contra Rodrigo Rato, ex presidente de Bankia, por un presunto delito contra la Hacienda Publica, blanqueo de capitales y corrupción entre particulares en el caso de la publicidad de Bankia.

El magistrado deja fuera, en el caso de Rato la apertura de juicio por los presuntos delitos de delito de insolvencia punible, el delito continuado de falsedad y al y como era pretensión de la fiscalía, «toda vez que en momento alguno han sido instruidas las actuaciones ni dirigido el procedimiento por tales infracciones», asegura en el auto hecho público.

Rato tenía de plazo hasta el mediodía de ayer para abonar una fianza de 65,1 millones de euros que le impuso el juez en el auto de procesamiento que le envía al banquillo en la causa que investiga el origen ilícito de su patrimonio, más de 15 millones de euros sin justificar en el periodo de 2005 a 2015 y un fraude a Hacienda de 8’5 millones coincidiendo con sus cargos al frente del FMI y Bankia.

Entre las conductas bajo sospecha se encuentran los contratos publicitarios de Bankia adjudicados a las agencias Zenith y Publicis durante el mandato de Rato al frente de la entidad, y que, según los investigadores, podría constituir un presunto delito de corrupción entre particulares.

La Fiscalía Anticorrupción pedía casi 70 años de cárcel por defraudar más de 8,5 millones de euros. Se piden penas de entre cuatro y seis años de cárcel por cada delito; uno de blanqueo de capitales, por el que reclama seis años; otro de insolvencia punible, por el que pide cuatro años; otro de corrupción en los negocios.

Embargo preventivo

Según confirmaron fuentes judiciales a la Cadena Ser, el exministro de Economía no ha consignado la fianza por responsabilidad civil así que el juzgado procederá de manera inmediata a decretar el embargo preventivo de sus bienes ya sean cuentas, depósitos, inmuebles o fondos de pensiones hasta asegurar la suma millonaria.

DEJA UNA RESPUESTA