Si hace unos días hablábamos de que el sindicalismo alemán daba el pistoletazo de salida llamando a una huelga contra Amazon por los bajos salarios, ahora es EE.UU. la que continúa la senda de la defensa de los derechos laborales. Este lunes terminó el plazo para que unos 5.800 trabajadores de Amazon en Alabama votasen si están a favor o no de organizarse en un sindicato, que, de salir adelante, sería el primero de empleados de la compañía en Estados Unidos.

La creación del sindicato podría desatar una reacción en cadena en caso de que más empleados decidan sublevarse y exigir mejores condiciones de trabajo y el fenómeno podría extenderse a las 800 plantas del país, donde trabajan medio millón de empleados, poco menos de la mitad de su plantilla mundial.

Sin embargo, Amazon, el segundo empleador privado más grande del país, tiene antecedentes de suprimir los intentos de sindicar en sus almacenes y su cadena de supermercados Whole Foods.

Continúa la organización trabajadora contra Amazon: sus empleados en EE.UU., a punto de crear el primer sindicato
Continúa la organización trabajadora contra Amazon: sus empleados en EE.UU., a punto de crear el primer sindicato

Los trabajadores de la planta de Bessemer en Alabama denuncian las jornadas maratonianas de trabajo: 10 horas de pie, cargando y descargando, con solo dos descansos de 30 minutos y sin permiso para ir al baño entre horas.

Un trabajador en Bessemer que recientemente testificó en una audiencia del Senado describió el trabajo como agotador y señaló que los empleados son rastreados durante toda la jornada de trabajo y podrían ser sancionados o despedidos por tomar más tiempo de descanso.

Por su parte, Amazon alega Amazon que los almacenes crean miles de empleos con un salario promedio que es más del doble del salario mínimo en Alabama. Los trabajadores también cuentan con prestaciones que incluyen seguros de atención médica, óptica y dental sin pagar cuotas sindicales, de acuerdo con la compañía.

Amazon presiona a los trabajadores 

La multinacional fundada por Jeff Bezos ha estado presionando a los trabajadores para que voten en contra del sindicato a través de una página web y mensajes en los almacenes, advirtiendo a los trabajadores que los costes de afiliarse, unos 500 dólares al mes, podría  reducir su dinero para comprar alimentos y afrontar gastos escolares.

Sin embargo, Alabama es un estado con leyes de derecho al trabajo, lo que permite a los trabajadores en negocios sindicalizados optar por no pagar cuotas sindicales y retener los beneficios y protecciones laborales negociados por el sindicato.

El presidente Joe Biden publicó el fin de semana pasado un vídeo sin citar directamente a la compañía en la animó a los trabajadores a participar en la votación, apoyó su derecho a organizarse y recordó que “la empresa no debe intimidar ni amenazar a los sindicatos”.

Además, han mostrado también su apoyo a los trabajadores actores de Hollywood, jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano, el movimiento Black Leaves Matter así como el líder demócrata Bernie Sanders, que se ha desplazado este fin de semana hasta la planta de Alabama.

Amazon podría detener las negociaciones de contrato y ambas partes podrían iniciar acciones legales, lo que aplazaría el proceso. Además, un triunfo sindical en Bessemer no significa un triunfo sindical en los más de 230 almacenes de Amazon en todo el país, sino que cada almacén desee sindicarse deberá pasar por un proceso similar. Pero por lo de pronto, sea cual sea el resultado, la votación de Bessemer ha hecho historia.

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso por tu cuenta? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA