A pesar de los beneficios del Banco Santander, consecuencia del trabajo de la plantilla, los empleados no reciben ni una mísera parte de los mismos. Es más, el Santander se va a desmarcar del resto de bancos asociados a la AEB y no aplicará por el momento la subida extra del sueldo a sus trabajadores.

La plantilla del banco presidido por Ana Patricia Botín vive, desde que se inició el siglo XXI, un verdadero calvario. Según una carta del sindicato a la dirección del banco, a la que Diario16 ha tenido acceso, la plantilla se encuentra totalmente presionada y desmotivada, después de haber sufrido expedientes de regulación de empleo, las fusiones de Banesto y Banco Popular, las crisis económicas, el cierre de oficinas, la pandemia de Covid-19 y las actuales consecuencias de la guerra de Ucrania.

Los trabajadores esperaban un reconocimiento que debía llegar con una subida salarial, pero no ha sido así y por ello el sindicato CCOO ha convocado para este jueves una serie de concentraciones que se realizarán a lo largo del día de hoy en oficinas de Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao y A Coruña.

Los empleados del Banco Santander: hartos, presionados y desmotivados / Imagen: EP
Los empleados del Banco Santander: hartos, presionados y desmotivados / Imagen: EP

Según CCOO, «ante situaciones extraordinarias como la que nos encontramos, se deben tomar decisiones también extraordinarias. Por ello, CCOO nos hemos dirigido en diversas ocasiones a la Alta Dirección de la empresa e, incluso, a la presidenta, reclamando que se rectifique y que CCOO salimos a la calle para mostrar una vez más nuestro rechazo a la medida que ha tomado la empresa y para denunciar públicamente el trato injusto que estamos recibiendo la plantilla».

Por otro lado, desde el sindicato destacan que «hoy en día, hay una única entidad en el sector que ha decidido aplicar íntegramente la cláusula de compensación y absorción: Banco Santander. Entidad que obtuvo un beneficio atribuido de 7.316 millones de euros en los primeros nueve meses del 2022, un 25% más con respecto al mismo periodo del año anterior».

El sindicato solicita a la presidenta que el Santander «reconsidere su decisión y no aplique la cláusula general de compensación y absorción al incremento salarial pactado para el año 2023 que, como hemos visto en otras entidades, es totalmente factible».

Los trabajadores del Santander sufren estrés, crisis de ansiedad, depresiones y consecuencias más graves debido a que cada año se produce una subida drástica de los objetivos y las evaluaciones de desempeño, de las que dependen los bonus de los trabajadores, se convierten en armas de doble filo y llenas de trampas. Esto ha provocado un incremento de las bajas laborales de carácter psiquiátrico y psicológico.

A finales de año, la entidad decidió traspasar las cuentas de clientes a grandes Centros de Empresa y se denunció que miles de empleados del Santander se ven obligados a vivir en la incertidumbre, el desasosiego y la inquietud por la decisión de la entidad presidida por Ana Patricia Botín.

Además, esa reubicación de las cuentas afecta al cumplimiento de objetivos de directores y empleados, dado que, a pesar de la pérdida de esas cuentas, Santander no revisa los objetivos de las oficinas afectadas y, se podría estar poniendo en peligro una parte importante del salario variable de estos empleados.

DEJA UNA RESPUESTA