En Comú Podem propone una reforma del Código Penal para evitar que los delitos de sedición y rebelión puedan llevar a la cárcel a «presos políticos», tal como la formación considera a los líderes independentistas encarcelados. La intención de la candidatura es revisar el redactado para que sea más «preciso» en lo que respecta a al uso de violencia y no de pie a interpretaciones. 

Jaume Asens, candidato de los ‘comuns’ por Barcelona, ha realizado esta promesa electoral dentro de una iniciativa de reforma del Código Penal que incluiría también derogar los artículos de injurias al rey y enaltecimiento del terrorismo, recuperar la Justicia Universal o derogar la ley Mordaza. Para ello necesitaría, sin embargo, una mayoría en el Congreso que debería incluir como mínimo el PSOE. 

«La tipificación de los delitos de rebelión y sedición no se ajustan a derecho, ahora mismo atentan contra los consensos sociales existentes», ha manifestado el candidato, que ve además está reforma como una vía para garantizar la libertad de los líderes soberanistas juzgados en el Tribunal Supremo si acaban condenados. «La modificación legislativa se podría aplicar de forma retroactiva», ha asegurado.

Esta regulación más «precisa» de ambos delitos, que debería evitar «interpretaciones arbitrarias», según Asens, podría incluir que la violencia que se ha de dar para la rebelión sea «con armas».

Asens ha presentado esta propuesta en un acto en las instalaciones de la antigua cárcel modelo de Barcelona. Para esta reforma del Código Penal ha anunciado que contaría con un equipo de juristas, presentes durante la rueda de prensa, entre los que destacaban José Antonio Martín Pallín (exmagistrado del Tribunal Supremo), Joaquín Urías (exletradodel Tribunal Constitucional), Laia Serra (abogada y miembro de la Asociación Catalana de Defensa de los Derechos Humanos), el exfiscal José María Mena y la abogada y miembro de los ‘comuns’ Mercè Claramunt. 

Las planes de reforma de En Comú Podem incluyen además la derogación del artículo de injurias al rey, enaltecimiento del terrorismo, contra los sentimientos religiosos y los símbolos de la patria. También prevé un «blindaje contra la recuperación del delito de convocatoria de referéndum ilegal» y la derogación de la prisión permanente revisable.