Llega la hora de dar el segundo paso. El Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos apuesta por reformar el Código Penal para castigar la apología del franquismo, tras superarse la «anomalía democrática» que suponía mantener al dictador en un mausoleo público junto a sus víctimas.

Mientras que en países como Alemania, Italia o Francia la exaltación del nazismo o el fascismo tiene respuesta penal, el Código Penal español se ciñe al delito de odio, que requiere una incitación a la violencia y obliga a buscar un equilibrio que garantice el derecho a la libertad de expresión, pero eso está a punto de cambiar.

La vicesecretaria general del PSOE y portavoz del Grupo Socialista, Adriana Lastra, aseguró este lunes que se reformará el Código Penal para que la apología y la exaltación del franquismo sea «por fin» un delito, «porque en democracia no se homenajea ni a dictadores ni a tiranos», afirmó.

Lastra, en un desayuno informativo del Forum Europa, aseguró también que el nuevo Gobierno exhumará a todas las víctimas del franquismo que yacen todavía en fosas comunes y se retirará toda la simbología de la dictadura que aún quede en espacios públicos.