Ante las decenas de peticiones de personas voluntarias y protectoras de animales que llevan días sin poder alimentar a las colonias felinas de Madrid, ayer nos dirigimos con urgencia al director general de Bienestar Animal del Gobierno de España, Sergio García Torres, así como al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, para obtener una solución acerca de este problema. Como hemos señalado en repetidas ocasiones, es en estas situaciones cuando los animales más nos necesitan, y no podemos olvidarnos de ellos.

Cientos de gatos que viven en colonias controladas en diferentes parques de la ciudad llevan sin atención, agua o comida desde el pasado sábado 14 de marzo, momento en el que entraba en vigor el estado de alarma y estas áreas eran cerradas al público.

Es el caso del Parque de Almansa, el Parque Juan Carlos I, El Retiro o el Jardín Botánico, donde habitan numerosos animales que dependen exclusivamente de la mano de los funcionarios o voluntarios que los alimentan.

En el caso de Madrid, a última hora de la tarde el alcalde, Martínez-Almeida, se comprometió a ofrecer una solución, junto con el Ministerio de Sanidad, acerca del acceso de las voluntarias al parque de El Retiro para que puedan alimentar a las colonias de gatos que allí viven.

Almeida se compromete a ofrecer una solución para las colonias de gatos de El Retiro

La vida de muchos animales, en juego

Pero no solo los gatos se ven afectados por el estado de alarma. Estos días también hemos recibido numerosos mensajes acerca del estado de otros animales que habitan en las áreas públicas que actualmente están cerradas, como es el caso de los peces, tortugas, faisanes, patos o pavos reales que comienzan a intentar saltar las vallas.

Por tanto, hemos solicitado información al consistorio acerca de las medidas de protección y mantenimiento que el Ayuntamiento de Madrid estaría proporcionando a estos animales dadas las extraordinarias circunstancias, ya que los vecinos dudan haber visto acceder al personal a las instalaciones durante los últimos días, por lo que se desconoce por completo si están siendo atendidos y alimentados.

La situación no mejora para los alimentadores de las colonias que se encuentran en áreas abiertas como Moncloa, La Latina y Casa de Campo, lugares en los que se han reportado amenazas de sanción y dificultad de acceso, a pesar de tratarse de una actividad permitida y regulada bajo un estricto protocolo.

Por ello, exigimos al Gobierno y al Ayuntamiento el establecimiento de un protocolo que garantice la atención a todos los animales afectados por el estado de alarma, sean o no dependientes de voluntarios, así como para que la administración se asegure de que todas las fuerzas de seguridad son conocedoras de las medidas expuestas respecto al cuidado de las colonias durante el periodo de cuarentena.

Los animales nos necesitan, y nos tienen siempre de su lado, pero ahora más que nunca.