En un país donde la democracia y la libertad de expresión deberían ser pilares fundamentales, nos encontramos una vez más con un nuevo ataque a la libertad de comunicación y el derecho a la información. En esta ocasión, queremos expresar nuestra solidaridad con las valientes compañeras del proyecto de desobediencia informativa La Haine, quienes están siendo sometidas a un proceso judicial injusto y represivo. El caso de una de sus integrantes, citada a declarar ante la Audiencia Nacional por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo, pone de manifiesto las amenazas que enfrentan aquellos que se atreven a cuestionar el status quo y dar voz a las voces silenciadas.

La criminalización de la información

El presunto delito imputado a la compañera de La Haine se basa en la publicación de un vídeo en una red social, en el que se muestra el recibimiento que la vecindad del casco viejo de Pamplona hizo a Iñaki Etxeberria tras su salida de prisión. El vídeo va acompañado de un breve texto que hace referencia a su condición de preso político vasco y a la demanda de amnistía. Sin embargo, ¿dónde se encuentra el delito en esta información? Lo único que se muestra es un acontecimiento real, en directo y de interés público. No es una opinión, es un hecho que merece ser conocido y debatido, en lugar de ser condenado y reprimido.

Los medios alternativos, como La Haine y otros proyectos de contrainformación, son espacios donde se vive día a día el desafío de ejercer la libertad de expresión en un contexto cada vez más restringido. Mientras los grandes medios de comunicación se convierten en altavoces de las mentiras del poder y fomentan el analfabetismo funcional, nosotros nos enfrentamos a diario a la tarea de informar desde una perspectiva crítica y disidente. “Reconocemos los errores que podemos cometer, pero también afirmamos nuestro compromiso con la búsqueda de la verdad y la denuncia de las injusticias”.

La persecución de las ideas políticas contrarias

El comunicado del Colectivo Editorial de La Haine resume de manera contundente el objetivo detrás del proceso emprendido por la Audiencia Nacional: castigar las ideas políticas contrarias al régimen y las ideas antifascistas. En lugar de fomentar un debate plural y democrático, se busca infundir temor y advertir a todos aquellos que se atrevan a levantar la voz. Es un intento de amedrentar y controlar a quienes se resisten a mantener la cabeza agachada y se niegan a aceptar la imposición de una única narrativa oficial.

A pesar de nuestras diferencias en líneas editoriales y enfoques, los medios alternativos compartimos un objetivo común: la defensa del derecho a la información y la libertad de comunicación. Es por eso que este martes 23 de mayo, frente a la Audiencia Nacional nos unimos en solidaridad con La Haine. En un acto de unidad, alzamos nuestra voz como una sola entidad, en representación de la verdad y la lucha por la justicia.

La importancia de la diversidad y la disidencia

Aunque cada uno de los medios alternativos firmantes de este comunicado tiene su identidad propia y enfoques particulares, entendemos que la diversidad de opiniones y la disidencia son fundamentales para una sociedad democrática. No buscamos uniformidad, sino el respeto y la valoración de las diversas perspectivas que enriquecen el debate público. Rechazamos cualquier intento de silenciar voces disidentes y de imponer una única visión de la realidad.

La Haine y otros medios alternativos desempeñan un papel crucial en la sociedad actual. Son espacios donde se visibilizan los conflictos sociales, se denuncian las injusticias y se amplifican las voces de aquellos que, de otra manera, serían ignorados por los grandes medios de comunicación. Son espacios que permiten el ejercicio de la ciudadanía informada y consciente, desafiando las narrativas dominantes y promoviendo una mirada crítica sobre los acontecimientos.

La persecución y criminalización de las compañeras de La Haine no es un hecho aislado. Forma parte de una estrategia más amplia de intimidación y control por parte de aquellos que ostentan el poder. El miedo se convierte en una herramienta para limitar la libertad de expresión y mantener a raya a quienes se atreven a cuestionar el status quo. Sin embargo, es en momentos como estos cuando se vuelve aún más importante defender la libertad de prensa y el derecho a la información.

La solidaridad como respuesta

Ante estas circunstancias adversas, la solidaridad se convierte en una respuesta necesaria y urgente. Es momento de unir fuerzas y demostrar que no permitiremos que se acalle la verdad. Debemos estar al lado de las compañeras de La Haine y de todos los medios alternativos que luchan incansablemente por la justicia y la libertad. Nuestra presencia en la Audiencia Nacional es una manifestación de apoyo, pero también un recordatorio de que no nos rendiremos ante los intentos de censura y represión.

Kaos en la red

https://kaosenlared.net/

Loquesomos

https://loquesomos.org/

El Otro País

https://www.elotropais.com/

Nueva Revolución

Insurgente

https://insurgente.org/

Sare Antifaxista

https://sareantifaxista.blogspot.com/

Canarias Semanal

https://canarias-semanal.org/

JOTABEpress

https://jotabepress.news.blog/

Spanish Revolution

Contrainformación

Poder Popular

DEJA UNA RESPUESTA