Nuria Suárez

Portavoz de Recortes Cero

Vivimos un momento difícil. El aumento del número de contagios y la extensión de nuevos rebrotes pueden multiplicar y agravar los efectos sanitarios, y también económicos y sociales, de la pandemia. Esta situación exige por parte de todos poner en primer lugar la salud. Ante una situación de emergencia sanitaria debe primar la unidad por encima de cualquier disputa política. Recortes Cero hemos defendido esta posición ante la pandemia y lo vamos a seguir haciendo en este periodo. Lo hemos hecho impulsando hasta en seis ocasiones la publicación del manifiesto ‘Para ganar al Covid-19 necesitamos unidad y solidaridad’, apoyado por 200 personalidades, 350 organizaciones y más de 30.000 ciudadanos.  Ahora nos reafirmamos en este camino y desde aquí denunciamos al negacionismo porque que ataca la salud de toda la ciudadanía. Está en abierta contradicción con la verdad de los hechos y lo más grave es que inocula división, confrontación en el momento en el que más necesitamos unidad y solidaridad.

Pero debemos afrontar también unas graves consecuencias económicas y sociales. Según todos los organismos y previsiones, España va a ser el segundo país europeo tras Inglaterra que más sufra las consecuencias económicas de la crisis del COVID-19.  Algunos datos apuntan a que Catalunya va a ser una de las comunidades más afectadas. La agencia Moody´s – cuyas calificaciones provocaron algunos de los peores episodios de la crisis en el 2011- pronostica que las tres comunidades autónomas más vulnerables a los efectos de la pandemia son Baleares, Valencia y Catalunya; según Moody´s Catalunya es  «La región que tiene la mayor cantidad de deuda entre las regiones españolas y esperamos que continúe aumentando durante los próximos años”. A esto se suma el impacto del sector del turismo, los hoteles catalanes encabezaron en julio la caída de las pernoctaciones con un descenso del 77´9%.

Y en esta situación se anuncia que en los próximos meses se van a celebrar elecciones autonómicas anticipadas. Afrontamos una muy grave emergencia sanitaria, y a esta se une la emergencia económica. En veinte semanas la situación política y económica ha dado un giro completo. Proponer hoy una alternativa para Cataluña pasa por dar una respuesta a esta grave crisis. Estas elecciones no pueden ser un “remake” del procés, o una oferta de nuevas versiones o vías. Es el momento de pensar en la mayoría, de exigir que esta crisis no puede volver a cargarse sobre las espaldas de los sectores populares. Con la misma fuerza que reclamamos unidad y solidaridad, desde Recortes Cero exigimos ‘Redistribuir la Riqueza’, para que no se aplique ‘Ni Un Recorte Más’.

El pasado mes de junio las grandes compañías del Ibex-35, junto a destacadas multinacionales extranjeras, organizaron una cumbre con el declarado objetivo de “marcar la agenda económica para los próximos 10, 15, 20 años”. En los últimos días hemos conocido una de las decisiones fundamentales de su agenda, que Bankia con un 60% de capital público aportado el conjunto de la sociedad española en el rescate bancario sea entregada y absorbida por CaixaBank. Los grandes bancos y empresas con miles de millones de beneficios anuncian “una década de ajustes”, han dejado claro su “programa”: salvar al sector privado con dinero público, rebajar las pensiones, permitir despidos y rebajas salariales y alivios fiscales para sus empresas. En resumen: que paguemos la crisis el pueblo trabajador.

Hace falta otro programa, es el momento de aunar el máximo de fuerzas en torno a una alternativa de “Redistribución de la Riqueza” para conseguir que salgamos de esta crisis fortalecidos Debemos formar un frente amplio de unidad por la Redistribución de la riqueza:

  • Redistribuir la riqueza para defender en primer lugar las pensiones blindándolas constitucionalmente, cuando en la U.E y los grandes poderes financieros las han puesto en el punto de mira.
  • Redistribuir la riqueza reforzando la sanidad y la educación pública aumentando la inversión, pilares de nuestra sociedad en los momentos más difíciles y en especial en Catalunya donde la sanidad en los últimos años ha pasado de estar entre las cinco primeras a entre las cinco últimas de todas las comunidades.
  • Redistribuir la riqueza para que no haya ni una rebaja salarial y ni un recorte más, no podemos aceptar que los sectores que ya pagaron la anterior crisis y que han sido esenciales para que el país no colapse vuelvan a cargar sobre sus espaldas esta factura.
  • Redistribuir la riqueza reindustrializando el país frente a la dependencia del sector turístico, apoyando a las pymes y autónomos que generan el 90% del empleo y potenciando cooperativas especialmente en el sector agrícola. Es en esta dirección en la que se deben emplear las ayudas europeas, hay que redistribuir la riqueza para que genere nueva riqueza.

Pero en estos momentos no basta con proponer una alternativa. Es el momento de trabajar incansablemente por la unidad para hacerla efectiva. Recortes Cero en los seis manifiestos que hemos publicado: “Para vencer al COVID-19, necesitamos Unidad y Solidaridad” hemos recabado el apoyo de 350 organizaciones de todos los sectores, de 200 personalidades, de miles de ciudadanos…Ahora vamos a multiplicar este trabajo, vamos a poner todo nuestro esfuerzo en conseguir la máxima unidad. Hay que trabajar esta unidad de lo social a lo político: con las asociaciones, sindicatos, movimientos de lucha, partidos… hay que unir a cada fuerza y a cada representante de cada fuerza. Hay que trabajar de lo municipal a lo nacional, existe un enorme caudal de fuerzas municipales con un enorme arraigo con los problemas concretos de la gente. Vamos a trabajar población a población, barrio a barrio. Nos jugamos mucho, la salud y la vida de miles de personas y el futuro social y económico de varias generaciones en Catalunya y en toda España.