Categorías: Uncategorized

Encerrados sin comida ni bebida en las mochilas: el fraude de los festivales de verano

Imagínate a esa empresa que gana 30.000 euros obligando a la gente a comprarle a ella cosas que preferirían adquirir fuera y mucho más baratas

Rubén Sánchez

Es uno de los grandes fraudes del verano. Festivales y conciertos donde no te dejan entrar con comida y bebida. Unos inventan que lo hacen por seguridad, para intentar justificar legalmente el fraude. Ya sabes, para evitar el riesgo de que fabriques un cóctel molotov con una botella de refresco y una rodaja de jamón york. Otros, que van más de sobrados, te dicen que no te dejan porque ellos ya te venden esas cosas dentro. Imagínate que te dijeran que tienes que entrar con el torso desnudo porque venden camisetas en el recinto.

No, no podemos equiparar un concierto o un festival con un restaurante donde es lógico que no puedas traer de casa lo que piensas comer y beber. Que estos eventos cuenten con establecimientos de restauración no implica que esa sea su actividad principal ni el motivo por el que el público acude a ellos. La gente va a disfrutar de la música de los artistas que le gustan. Si además quieren comprarse un bocata, un refresco o una cerveza allí dentro, deben ser tan libres de hacerlo o no como para decidir si se compran una camiseta. Sin que les registren ni les desnuden en la puerta.

Cada vez más gente contacta con FACUA para preguntarnos qué puede hacer. Porque resulta evidente que si no te dejan entrar con comida y bebida, no puedes hacerlo a la fuerza. Lo que sí puedes es reclamar, después, el sobreprecio que tengas que abonar por comprar allí dentro cosas que te salían infinitamente más baratas fuera.

Esta gente infla sus beneficios de forma bestial secuestrando al público dentro del recinto sin comida ni bebida hasta que la sed y el hambre puede con ellos. Y encima, si intentan salir a la calle para comprarse un bocata y un refresco, en muchos casos les dicen que tienen que pagar un extra por volver a entrar. El colmo de la poca vergüenza.

Mientras tanto, comunidades autónomas y ayuntamientos miran hacia otro lado o, como mucho, les aplican multas absolutamente ridículas. Imagínate a esa empresa que gana 30.000 euros obligando a la gente a comprarle a ella cosas que preferirían adquirir fuera, mucho más baratas. Imagínate que por hacer eso la multan con 3.000 euros. Imaginate que la empresa le dice a la administración: anda, cóbrate 9.000, que tengo dos festivales más y voy a seguir haciendo lo mismo.

Si las autoridades competentes siguen siendo tan incompetentes ante estas irregularidades, los consumidores estamos apañados.

Soy Rubén Sánchez y en ocasiones veo fraudes.

__________

Editorial del episodio 15 del pódcast En Ocasiones Veo Fraudes.

 

Entradas recientes

‘Operación Marqués’: el ex primer ministro portugués José Sócrates deberá responder por 22 acusaciones ante la justicia

José Sócrates será juzgado por tres cargos de corrupción, 13 por lavado de dinero y…

17 horas hace

Graves insultos del alcalde de Oleiros a un concejal de la oposición: «Me cago en la madre que te parió, ¡hijo de puta!»

El alcalde se mantiene firme y asegura: "Yo no perdí las formas. Volvería a decir…

17 horas hace

Sin acuerdos inmediatos: la primera reunión sobre la reducción de la jornada laboral concluye en punto muerto

El objetivo final del Ministerio es la reducción de la jornada a 37,5 horas semanales…

18 horas hace

Ibai Llanos rechaza una oferta millonaria de una cadena de televisión para ‘La Velada del Año 4’

Aunque no reveló la identidad de la cadena, Ibai expresó su lealtad a Twitch y…

18 horas hace

Castilla y León: la batalla política entre Mañueco e Igea despierta viejas rivalidades

El PP busca apartar al exvicepresidente por transfuguismo y él amenaza con denuncia por la…

18 horas hace

Escándalo en Dos Hermanas: detenido un entrenador de fútbol por presunta agresión sexual a nueve niños

El detenido pasó a disposición de la Justicia, quién decretó libertad con cargos, imposición de…

19 horas hace