Una comisión judicial acudió hace unos días al desahucio forzoso de un chalet situado a las afueras del municipio sevillano de Salteras. La inquilina nunca había pagado el alquiler y lleva tiempo sin vivir allí, lo que hacía presuponer un desalojo pacífico. Sin embargo, al acceder han encontrado los cadáveres de doce perros en avanzado estado de descomposición y uno vivo en muy malas condiciones.

Junto al porche de la casa encontraron varios muebles del interior del mismo cubiertos con bolsas de basuras y la lavadora y la secadora bloqueando la puerta desde fuera. La comisión indicó que desde el interior surgía un hedor insoportable.

Asistido por la Guardia Civil de Salteras y tras contratar los propietarios a una empresa de limpieza, la tarde del pasado lunes entraron operarios al inmueble encontrando once cadáveres de perros en el interior, “encerrados de dos en dos en cada una de las estancias de la vivienda”. A éstos hay que añadir un cadáver más que se encontraba en el exterior y el perro que fue trasladado para su recuperación.

Con la ayuda de la Guardia Civil, se localizó a la inquilina, quien se ofreció a entregar de forma voluntaria las llaves este pasado lunes.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) ha incoado diligencias previas contra la arrendataria, una mujer de nacionalidad extranjera, como autora de presuntos delitos de maltrato animal y daños a la propiedad.

 

Deja un comentario