La Asociación de Enfermería Independiente critica la falta de personal exigida en la convocatoria pública para la gestión del Centro Residencial y Centro de Día Nuevo Versalles: un enfermero para 125 residentes discapacitados. Un solo médico, de lunes a viernes, para 165 usuarios. Y solo un cuidador por cada siete usuarios, que se elevan a 31 en los turnos de noche.

Este es el personal mínimo que exige la Comunidad de Madrid según la nueva convocatoria publicada para la gestión del centro, situación que la asociación tacha de “a todas luces insuficiente”, y un síntoma de la gestión de la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad a lo largo de la pandemia.

En la convocatoria, publicada en el Portal de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid, se exige la presencia de un mínimo de un ayudante técnico sanitario o un diplomado universitario de enfermería durante las 24 horas del día, junto a tres turnos de cuidadores: 17 por la mañana, 16 por la tarde y solo cuatro por la noche. Además, se requiere únicamente la presencia de un médico, de lunes a viernes durante ocho horas.

Víctor Jiménez, vicepresidente de la asociación, entrevistado por Infolibre, señala que “este contrato viene a demostrar que durante estos meses de pandemia uno de los mayores problemas en las residencias de atención social es la falta de personal sanitario, que es la que está en contacto directo con estos usuarios”.

“No puedes hablar de calidad asistencial si estas ofreciendo esa ratio de personal”, señala el enfermero. “Estamos hablando de gente con discapacidad de diversidad funcional grave. No parece que una enfermera a cargo de 125 usuarios durante el día vaya a ser suficiente. Y los usuarios tienen las mismas necesidades durante el día por la noche, así que el hecho de que pongan solo cuatro cuidadores nocturnos atenta contra cualquier criterio de calidad que quieran prestar a los usuarios”.