14Shares

Con ocasión de la reciente visita de una representación parlamentaria española a Palestina y en vísperas del juicio, mañana, 31 de enero, contra la adolescente palestina Ahed Tamimi, daremos una entrevista, (en dos entregas, una hoy y otra mañana) que Contrainformacion.es ha hecho a Enric Bataller, diputado por Valencia del Grupo Mixto de Compromís en el Congreso, e integrante de la delegación (1) que, entre otras cosas, estuvo en la casa de la chica, ahora encarcelada, y habló con su padre Bassem Tamimi. (La delegación realizó un viaje a la zona del 12 al 19 de enero)

(Primera Entrega)

¿Qué pasó por tu mente cuando pisaste tierra palestina? Cuando viste con tus propios ojos cómo viven los palestinos en los territorios ocupados.

Lo primero en lo que se piensa es en la dificultad e indignidad que supone la vida cotidiana en Palestina. En Jerusalem hablé con padres cuyos hijos han de jugar ante soldados armados hasta los dientes y pasar dos controles del ejército israelí para llegar al colegio. En Qalqilya vi agricultores que tenían que esperar horas para que les abriesen el muro que rodea la ciudad y poder llegar a sus campos. Y es mucho peor en la franja de Gaza, donde dos millones de personas se hacinan en 350 kilómetros cuadrados, menos que la extensión de Andorra, y en donde una infección que curaría con un simple tratamiento médico se convierte, en muchos casos, en una condena a muerte cuando arbitrariamente no llega el permiso del ejército ocupante para desplazarse hasta un hospital

Muro de Qalqilya

Creo que estuviste con la familia de Ahed Tamimi, la adolescente de 16 años que será juzgada el 31 de enero ¿Qué te dijo su padre Bassem sobre su encarcelamiento y su lucha, ahora que se ha convertido en un símbolo, mundialmente reconocido, de la resistencia palestina?

Bassem Tamimi, un conocido activista por la paz, está muy orgulloso del camino que ha tomado su hija Ahed, que está luchando por algo tan sencillo como exigir el pleno respeto a los derechos humanos, también del pueblo palestino. Bassem me demostró ser una persona de gran entereza, incluso ahora que su mujer e hija están a la espera de un juicio que podría acarrearles condenas a muchos años de privación de libertad.

Bassem es consciente del valor de los símbolos, y sabe que la imagen de su hija ha roto el cómodo estereotipo en que hace siglos que está instalada la represión a la que la sociedad blanca occidental ha venido sometiendo al resto del mundo. Nos han educado para identificar a los blancos con “los buenos”, y a la gente de color con “los malos”, de manera que inconscientemente acabemos disculpando el maltrato a grupos humanos sólo porque son externamente diferentes a nosotros. Para romper este esquema simplista, Bassem entiende el potencial simbólicamente subversivo que aporta el que una joven de dieciséis años, de tez muy blanca, largos cabellos dorados y ojos azules haya sido etiquetada entre “los malos”, porque esto puede que nos haga reflexionar, en Europa, sobre la crudeza de un sistema de apartheid implacable, mantenido con objetivos políticos, y en el que sus víctimas son personas de cualquier aspecto y condición, perjudicadas únicamente por tener la desgracia de vivir en territorio ilegalmente ocupado.

De Dcha. a Izq. Bassem Tamimi (Padre de Ahed), Enric Bataller (Compromís), y un tío de la joven activista

BassenTamimi, quien se considera profundo admirador de Mahatma Ghandi, escribió recientemente una carta abierta a su hija en la que dice: “el mayor deber de mi generación y el mío es apoyar a los jóvenes, no detenerles ni corromperles con los valores de la vieja cultura e ideologías” ¿Hablasteis de ese relevo generacional? ¿De lo que representa en la causa palestina la generación de Ahed?

Actualmente, el 46% de la población palestina es menor de quince años, y una buena parte de los jóvenes menores de treinta años tiene estudios superiores; Palestina cuenta con ocho universidades, siendo la más importante la de Bir Zeit, que aglutina 14.000 estudiantes, con algunos de los cuales pudimos entrevistarnos personalmente. Estos datos contrastan con un liderazgo muy envejecido: el presidente Mahmud Abás pronto cumplirá 83 años, y la mayoría de sus ministros, así como de los dirigentes partidistas, son personas que rebasan la sesentena. Este es un problema del que todos son conscientes. Posiblemente la Autoridad Nacional Palestina debiera ir abriéndose a relevos generacionales que se centren en la lucha por los Derechos Humanos y que sean capaces de mantener el vínculo, la memoria de la lucha de décadas, la idea de que Palestina es un territorio abierto donde siempre han convivido culturas y religiones, para que así nadie quede excluido.

Ahed Tamimi estuvo en España haciendo un campamento de verano invitada por Manu Pineda, representante de Unadikum ¿Te ha contado su familia los recuerdos y experiencias que se trajo de su estancia en nuestro país?

La familia Tamimi pudo disfrutar de unas vacaciones junto al mar en Alcossebre, en la costa valenciana, y guardan un recuerdo muy bueno de ese tiempo. Para las familias que habitan Cisjordania es prácticamente imposible gozar de algo tan sencillo como un día de playa porque no obtienen permisos de las autoridades israelíes para llegar hasta su costa. Nabi Saleh, la aldea de los Tamimi, está a menos de ochenta kilómetros de Tel-Aviv, pero es como si perteneciera a otro mundo.

En su intervención en el Parlamento Europeo, el pasado mes de septiembre, Ahed Tamimi dijo que “Palestina está pagando un precio altísimo por el holocausto” y que la comunidad internacional, siendo la responsable de lo que ocurre en Palestina, debería estar volcada para hallar una solución al conflicto israelo-palestino?¿Cómo ha calado esa idea en los territorios ocupados?

La población palestina entiende la mala conciencia de Europa a causa del horror sin precedentes que supuso el Holocausto, pero sabe que eso no justifica la represión, la desposesión y la indignidad en las que actualmente está inmersa. Piensa que las guerras de 1948, 1967 y 1973 las mantuvo Israel con sus vecinos árabes, que no querían aceptar la decisión de la ONU de repartir Palestina en dos estados, pero al final los gobiernos árabes monárquicos y/o dictatoriales de la región han acabado aceptando el papel inevitable de Israel como el único gendarme que puede hacer frente a la amenaza iraní, que ahora une tácitamente a antiguos enemigos. La evolución del conflicto ha llevado a que los palestinos sean los auténticos perdedores, rehenes de una situación bélica que muy difícilmente volverá a reproducirse pero que justifica oficialmente la ocupación y el apartheid.

La comunidad internacional presta una gran ayuda a Palestina, y prueba de ello es la existencia de UNRWA, la agencia de Naciones Unidas creada en 1949 para atender a los refugiados creados por el conflicto, y que actualmente atiende a 5.000.000 millones de palestinos ubicados en todo Oriente Próximo, 850.000 de ellos en Cisjordania. UNRWA tiene 33.000 empleados en toda Palestina, 10.000 de ellos en Gaza, y destina el 80% de su presupuesto a educación, que reciben 500.000 niñas y niños. Se trata de una agencia muy operativa, y por ello casi todo su presupuesto se gasta en los salarios de sus empleados, palestinos en su inmensa mayoría, que son quienes proveen de sanidad, educación y servicios sociales a la población desplazada. Si a ello añadimos que en lugares como Gaza el paro asciende al 44%, podemos entender que UNRWA observe con gran preocupación la amenaza de EE.UU. de cortar definitivamente los fondos que aporta, que ascienden a 470 millones de dólares anuales. Afortunadamente otros muchos países también colaboran, aunque España no está ahora entre los diez principales donantes, si bien la cooperación española que se canaliza a través del gobierno central y de las Comunidades Autónomas tiene una gran importancia en el despliegue de proyectos de empoderamiento de la mujer y desarrollo rural.

A pesar de todo, la ayuda humanitaria debe ir acompañada de política de estado si queremos que sea realmente posible el plan de “un territorio, dos estados”, que es el marco sobre el que aún se mueve la comunidad internacional. Actualmente existe sólo un Estado digno de ese nombre, Israel, mientras que el territorio controlado por la Autoridad Nacional Palestina (sólo el 22% del total) es como un inmenso “queso Gruyére”, donde las ciudades palestinas están cada vez más incomunicadas entre sí a causa de los numerosos asentamientos ilegales israelíes protegidos por el ejército mediante zonas de seguridad que implican una creciente desposesión de las tierras palestinas. Israel sigue con su política de “tomar el máximo de tierra con el mínimo de habitantes palestinos dentro”, porque quieren dotar de vitalidad a sus colonias sin tener que asumir el costo de mantener a su población originaria, a la que va expulsando hacia las ciudades. Las colonias motean todo el territorio y se aseguran la comunicación directa con Israel, de manera que la Cisjordania ocupada aparece como un espacio totalmente “agujereado” donde resulta imposible en la práctica ejercer una soberanía territorial en el sentido clásico de este concepto. ¿Cómo puede hablarse de soberanía palestina cuando por su territorio pasan autobuses reservados para los colonos y otros exclusivos de los palestinos, y cuando existen autopistas reservadas para israelíes y carreteras llenas de baches para los palestinos? ¿Y qué soberanía tiene una policía palestina que no puede patrullar las carreteras de su país, donde aleatoriamente se montan controles por el ejército ocupante? Por no hablar de la imposibilidad de explotar sus propios recursos, con una agricultura que no puede exportar, un turismo que es controlado por empresas israelíes y un fértil valle del Jordán cuya agua está siendo exprimida por los 10.000 colonos que habitan en treinta y cinco asentamientos ilegales.
Si no hay valentía política en los líderes mundiales para acabar con las colonias israelíes en los territorios ocupados, para permitir el regreso a sus hogares de la población desplazada, y para hallar una solución compartida a Jerusalem, entonces tendremos un Estado palestino fracasado antes de empezar.

Al parecer Mohamed Tamimi, de 14 años, primo de Ahed, se encuentra en estado de coma tras recibir un impacto de bala de los soldados israelíes. Qué os han contado de ese suceso.

En nuestra visita a Nabi Saleh pudimos visitar en su casa a Mohamed, ya fuera de peligro pero que aún mostraba una deformidad en su cráneo y en un pómulo a consecuencia del impacto que recibió a bocajarro. Evidentemente, es muy lamentable que los menores palestinos estén expuestos a situaciones de tanta tensión, y más lamentable aún es que, a pesar de ser menores y civiles, deban enfrentarse a tribunales militares que parece que se preocupan más bien por cuidar la imagen de sus tropas. Y, otra discriminación más del régimen de ocupación, resulta que los colonos israelíes que han abofeteado a alguno de sus soldados quedan enseguida en libertad tras comparecer ante tribunales civiles, que no militares.

Y hay que recordar que la familia Tamimi ha pagado un alto precio por la ocupación: en 2011 un soldado israelí mató a Mustafá Tamimi, de 28 años, disparándole en la cara un bote de gas lacrimógeno a corta distancia. Sólo un año más tarde, Rushdi Tamimi, de 31 años, recibió un disparo por la espalda con munición real y murió en el hospital pocos días después. En noviembre de 2014, Nariman Tamimi recibió un disparo en la pierna a corta distancia, también con munición real, obligándola a usar muletas durante un año. Cinco meses después, Manal Tamimi recibió igualmente un disparo en la pierna con fuego real. El propio Bassem fue torturado en 1993 y tuvo que ser intervenido de un hematoma subdural. Mucho sacrificio, como véis.

-La delegación estuvo integrada por doce parlamentarios de Unidos Podemos, Compromís, PP, Psoe y Cs. Estos fueron los delegados, por Podemos: David Perejil (Asesor en política internacional y cooperación) los diputados Pablo Bustinduy; Gloria Elizo y Antón Gómez-Reino. Por Compromís: Enric Bataller. Por el Psoe: Soraya Rodríguez; Antonio Gutiérrez Limones y Elvira Ramón. Por el PP: Carmen Quintanilla; Raquel Alonso y Diego Movellán. Por Cs: Fernando Maura.

14Shares

Deja un comentario