Izquierda Unida, el Partido Comunista de España y CCOO realizaron un sencillo y sentido acto de homenaje en el Cementerio Civil de Madrid para honrar la memoria de Marcelino Camacho, en el décimo aniversario de su fallecimiento, así como la de su compañera Josefina Semper.

Enrique Santiago, secretario general del PCE y diputado de Unidas Podemos en el Congreso de los diputados, calificó de “auténtico privilegio” poder recordar a Marcelino y a Josefina en un encuentro como ese.

“Hace diez años que sembramos en la historia a Marcelino y ni un solo día de luchas y combates nos ha abandonado. Ha estado siempre muy presente porque ya es parte de nuestra historia, de nuestro patrimonio y lo es, sobre todo, de las luchas cotidianas del pueblo español”, señaló el líder del PCE.

Para Santiago “cada vez que un ministro o ministra de Unidas Podemos llevan al Boletín Oficial del Estado una ley para favorecer y garantizar los derechos de los trabajadores y trabajadoras de este país, Marcelino está presente. Cada vez que la izquierda, el movimiento sindical y nuestro pueblo paran al fascismo y al franquismo, Marcelino está presente. Cada día que organizamos la resistencia y el apoyo mutuo a nuestro pueblo frente a la crisis y a la pandemia, Marcelino y Josefina están presentes”.

Dibujo de Enrique Santiago. Autor: Javier F. Ferrero

El secretario general del PCE insistió en que el encuentro de hoy en el Cementerio Civil de Madrid “sirve para recordarlos con más fuerza, porque nunca hemos perdido de vista sus enseñanzas y su ejemplo”.

Recordó así el ejemplo de Marcelino “luchando por la legalidad republicana, la legalidad constitucional; su ejemplo aguantando en los campos de concentración; su huida hacia la resistencia y la lucha en el exilio; la vuelta a nuestro país para organizar las Comisiones Obreras y para organizar el Partido Comunista de España; su pase por la prisión, convirtiéndola en una escuela de formación y un ejemplo de resistencia contra la dictadura, contra todos esos que hoy se empeñan en seguir defendiendo desgraciadamente el franquismo”.

Santiago reivindicó al Marcelino Camacho “padre de la democracia, padre de nuestras libertades públicas y de nuestros derechos, el Marcelino diputado del PCE que defendió con fuerza la Ley de Amnistía y las leyes laborales”.

“Marcelino y Josefina están hoy más presentes que nunca, son parte de nuestra historia y nadie va a poder nunca borrárnoslos”, concluyó.