Considerar la caza como una ‘actividad deportiva’ es un lucrativo apellido, a juzgar por las ingentes subvenciones con las que la Secretaría Xeral para o Deporte ha dotado a la Federación Galega de Caza, la entidad oficialista que organiza todo tipo de “campeonatos” para matar animales silvestres en la comunidad, según denuncian la Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber.

En el periodo 2009-2018, este grupo de presión a favor de la caza ha recibido un mínimo de 271.113,9€, a través de convenios de colaboración anuales con el ejecutivo autonómico, a los que habría que sumar los acuerdos que se firman con la Consellería de Medio Ambiente y el reciente “convenio” sobre incendios forestales realizado junto al departamento de Medio Rural, multiplicando miles de euros en subvenciones públicas.

A pesar de que menos del 2% de la población de Galicia posee licencia de arma de caza y que esta federación ni siquiera representa a la mitad de los cazadores (Menos de 20.000), es agraciada año tras año con ayudas públicas, incluso tras presentar alegaciones a la Ley de Bienestar Animal en las que defendían salvajadas como el uso de collares de descargas eléctricas para adiestrar perros o la continuidad de las mutilaciones de orejas y rabos, toda vez que los expertos pedían su prohibición, como finalmente ocurrió.

La Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber recuerdan que una encuesta ciudadana, realizada a un millar de personas anónimas, señala que el 68% de la población de Galicia consideraría inútil la caza como herramienta de supuesta gestión ambiental, sin olvidar los millones de perdigones de plomo que cada año se quedan en el Medio natural y las repoblaciones con animales de granja cada vez más habituales.

Los animalistas también impulsan campañas municipales, como la propuesta para declarar A Coruña como municipio ‘libre de caza’ y que cuenta con más de 37.000 firmas frente a esa falsa consideración de las batidas como un deporte. Los activistas se preguntan a cuantas federaciones o prácticas deportivas se les permite el consumo de alcohol en “competiciones”, como sucede habitualmente en la caza, donde no existe una tasa cero.

Deja un comentario