El juzgado de lo Penal 11 de Madrid ha condenado a penas que oscilan entre los tres y los diez meses de prisión a cinco de los ocho acusados en el juicio por su participación en los disturbios durante la manifestación convocada con el lema ‘Rodea el Congreso’ que tuvo lugar en las inmediaciones de la Cámara Baja, en Madrid, en diciembre de 2013.

Según informó este miércoles el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), en un principio se sentaban en el banquillo de los acusados doce personas, si bien durante la celebración del juicio el Ministerio Público retiró la acusación a cuatro de los manifestantes procesados. El magistrado ha acordado absolver a los otros seis procesados. Para cuatro de ellos, la Fiscalía había retirado la acusación durante el juicio.

Los hechos se remontan al 14 de diciembre de 2013, cuando la Coordinadora 25-S promovió una protesta contra la llamada ley Mordaza bajo el lema ‘Rodea el Congreso’. Al término de la movilización en la Puerta del Sol un grupo de manifestantes continuó por la calle Carretas.

El juez cree que en la intersección entre la calle Atocha y la calle San Sebastián, el grupo de acusados se topó con un coche de la Policía Municipal, que fue golpeado. Cuando miembros de la Policía Nacional acudieron en su auxilio, parte de los encausados les arrojaron «botellas».

Durante su testimonio, los acusados negaron su participación en los hechos, los policías no pudieron referir la actuación concreta de cada acusado y en las grabaciones de lo ocurrido aquel día en las inmediaciones del Congreso se aprecia que los manifestantes arrojan botellas y otros objetos a los agentes, pero no se visualiza a ninguno de los coacusados ni se ve tampoco como sus supuestas acciones causaron lesión alguna los policías.

El juez dio de esta manera credibilidad al testimonio de varios policías nacionales que declararon como testigos en el juicio. El TSJM informa que la sentencia puede recurrirse en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid.