Por Iria Bouzas

Ana Pontón llegó a la militancia política a los 16 años cuando ingresó en las juventudes del BNG, en la organización Galiza Nova. En dos ocasiones ha contado con la confianza de las bases de su partido para liderar su proyecto político. Siendo una de las pocas excepciones de mujeres al frente de una formación política su compromiso con el feminismo toma aún más relevancia por la visibilidad que le otorga al movimiento.

Se habla mucho de feminismo, los partidos políticos muestran su compromiso con las reivindicaciones feministas, se cambian los nombres…pero al final, en las fotografías políticas aparecen mayoritariamente hombres, ¿cuál es el motivo?; ¿no hay aún demasiadas mujeres políticas o es que no se les da la oportunidad de llegar a primera línea?

La política reproduce un sistema patriarcal donde las mujeres estamos discriminadas y ahí se manifiesta la desigualdad. Aun así, las mujeres y el feminismo fuimos capaces de conquistar ese espacio. Hemos visto a través de la historia que no se valora de la misma forma a una mujer que a un hombre, hay estereotipos de género que condicionan la valoración que se hace de nuestra actividad en todos los campos. Yo soy de las que creen que ni está conquistada la igualdad ni es imposible que haya un retroceso, porque hemos visto como los recortes, por ejemplo, incidieron de forma diferente en hombres que en mujeres aumentando las desigualdades de género. La red feminista, dentro de la diversidad que siempre caracterizó al feminismo, trabaja por el objetivo común de desmontar este sistema patriarcal.

Por lo que entiendo que la muy escuchada frase “no hay mujeres promocionables” es totalmente infundada.

Hay un discurso que a mí me duele. Vimos hace poco en el Parlamento, en relación con un debate que introducía el BNG en el pleno, una modificación de a ley de igualdad para introducir medidas de acción positiva para evitar las discriminaciones cuando hay bajas por conciliación, maternidad o por casos de violencia de género en la evaluación de las mujeres científicas. El PP votó en contra, por supuesto, pero el debate que se generó cuestionaba que los roles y los estereotipos marcaran la vocación científica o de otro tipo de las mujeres. Es nuestro deber aceptar que hay una discriminación de género que tiene un sesgo que incide en por qué las mujeres estudian más ciencias sociales y los hombres ciencias tecnológicas y el Partido Popular estaba cuestionando cualquier medida positiva. Además, cuestionaba el propio sistema de cuotas en base a que las mujeres tenían que estar por sus capacidades. Eso es una enmienda a la totalidad del feminismo, porque eso significaría que durante estos últimos 2000 años la exclusión masiva de las mujeres del ámbito científico, político, cultural o educativo; era porque era natural, no había mujeres válidas. Me parece una teoría totalmente liberal y descontextualizada de los procesos que se producen en la sociedad. Si vives la realidad social, económica y política desde tu individualidad, desde una posición de privilegio, pensarás que las que no están ahí es porque no tienen nivel suficiente para poder ocupar tu sitio.

Asusta que esos debates se produzcan es esos términos porque yo misma pensaba que en lo liberal había un poco más de avance desde el punto de vista de género. De hecho, hay mujeres liberales que tienen una teoría feminista asentada en la práctica. Pero claro, llego al Parlamento de Galicia y veo que estamos casi en la caverna.

Estos días pudimos a escuchar a Alberto Núñez Feijóo referirse a Ana Pontón en términos despectivos: “La señora Pontón está muy necesitada”. ¿Cree que Feijóo haría este tipo de declaraciones si el líder del BNG fuese una figura masculina?

Esa es una respuesta que no puedo responderte porque no es la situación actual, pero se trata de una afirmación absolutamente repugnante, reprobable y que retrata a quien la hace. Deja en evidencia el sustrato machista que sigue existiendo en la política y que en este caso aparece representado en la figura de Feijóo.

Personalmente, esta declaración me ofendió mucho, pero también sentí en estos días que había ofendido a muchas mujeres y creo que lo mínimo que tendría que hacer el presidente de la Xunta es disculparse, ya que, si esa frase es grave que se emita en cualquier lugar y para cualquier mujer, coge una dimensión mucho mayor cuando se hace en una sesión plenaria del Parlamento de Galicia. Creo que los representantes públicos tenemos la obligación de ser un ejemplo de compromiso con la igualdad. La prioridad del Partido Popular no es la igualdad de género y Feijóo ahí no marca ninguna diferencia. Si cogemos estos diez años de Feijóo vemos como se recortó más de un 50 % en políticas de igualdad y no hubo ni una sola medida en favor de las mujeres o de la igualdad que pusiese en marcha el Gobierno. De hecho fue todo lo contrario, con medidas regresivas como fue la de subvencionar una red antiabortista o la ley de familia con su concepción rancia y tradicional de la sociedad gallega.

Estas declaraciones de Feijóo me parecen ofensivas, absolutamente inapropiadas e inaceptables. Creo que retrata la verdadera cara de Feijóo.

Los representantes públicos tenemos la obligación de ser un ejemplo de compromiso con la igualdad

¿Hay alguna diferencia entre el PP de Feijóo y el partido a nivel nacional en temas de igualdad y feminismo?

No, ninguna. Es evidente que Galicia es uno de los territorios en los que se aplicaron con más intensidad políticas conservadoras y en contra de los derechos de las mujeres. La primera ley que se impulsa desde el gobierno de Feijóo es la ley llamada “Red Madre” con la que se financió con fondos públicos una red en contra del aborto, esa fue la carta de presentación del actual presidente. Pero Feijóo responde a un patrón que hemos visto en los últimos años en el Partido Popular de personas que quieren cultivar una imagen de modernidad que en cuanto rascas un poco en el personaje descubres a una persona muy conservadora y que responde al ideario del PP.

 

Iba a preguntar por su condición de mujer y líder de un partido, pero prefiero que me conteste a qué le parece que en 2018 nos sorprenda que una mujer lidere un partido.

Me parece un síntoma de desigualdad. Es una pregunta que se repite mucho, sobre todo en la primera etapa, cuando me eligieron portavoz del BNG. Así a todo, es positivo que las mujeres vayamos ocupando espacios de mayor visibilidad, sobre todo si lo hacemos desde una perspectiva feminista. Esto es clave en el proceso de transformación que sí o sí tiene que producirse en la sociedad porque no es democrático que la mitad de la población estemos discriminadas por el hecho de ser mujer, es una perdida en términos sociales, económicos, culturales, científicos, etc.

Nuestra labor cuando ocupamos esos espacios donde tenemos más visibilidad tiene que servir para que haya un mayor compromiso con el feminismo y la igualdad.

 

Un estudio de Caritas afirma que cerca del 70% de las personas que se encuentran en situación de grave exclusión social en Galicia son mujeres. Parece entonces que la pobreza gallega también tiene nombre de mujer. ¿Qué propone el BNG para luchar contra este problema?

Este es un problema complejo que yo soy de las que piensa que, aunque a veces ponemos el rótulo de “políticas para luchar contra la pobreza”, si realmente queremos luchar contra ella, tenemos que hacer que la economía sea una economía social y eso es un cambio de paradigma importante. En Galicia la pobreza tiene nombre de mujer. Es más, si analizamos la realidad en el estado español, veremos que la pobreza tiene nombre de mujer, pensionista y gallega, porque son las que cobran las pensiones más bajas del estado. El actual modelo de estado no permite el desarrollo de todas las capacidades del país y una solución de fondo es un cambio desde el poder político gallego para poder desenvolver la economía y crear empleo de calidad.

Es básico para luchar contra la pobreza en Galicia que las pensiones mínimas sean de 1000 euros, pensiones no contributivas, planes específicos para la incorporación de mujeres al mercado laboral, etc.; porque estamos viendo que detrás de esa pobreza hay mucha precariedad y una situación de desigualdad. Nosotros llevamos en nuestro programa una propuesta de renta básica que creemos que sería una herramienta importante para desinstitucionalizar esa especie de cronificación que produce el actual modelo de ayudas para personas sin recursos, yendo a un modelo con pensiones mínimas que emponderen a las personas en lugar de cronificarlas en la pobreza e itinerarios de inserción social que eviten esa marginalidad que se crea en el ámbito de las políticas sociales.

tenemos derecho a desarrollar un sistema educativo propio, laico y feminista.

¿Qué opina el BNG sobre incorporar el feminismo en las escuelas como un elemento más dentro de la educación?

Es central que reivindiquemos una escuela, no tan solo pública, gallega y laica, sino también feminista y, por lo tanto, revisemos todo el currículum, oculto y no oculto, qué sigue formando parte a día de hoy de nuestras aulas. Eso requiere una transformación a fondo, que, aunque sabemos que es compleja, es necesario abordar en algún momento. Estamos en un barco en el que vimos como las leyes educativas poco a poco se han vuelto regresivas, ahora es necesario un debate sobre la transformación del sistema educativo, en concreto en el de Galicia. Creo que necesitamos tener competencias exclusivas para poder decidir un sistema educativo que se asiente en nuestros principios, tenemos derecho a desarrollar un sistema educativo propio, laico y feminista.

 

¿Cuál es la posición del BNG sobre la gestación subrogada y la prostitución?

El BNG no defiende la gestación subrogada. Es algo que debatimos en los últimos años en la organización. Creemos que detrás de la gestación subrogada se esconde la explotación del cuerpo de la mujer por parte de aquellas personas que pueden pagarse un servicio de este tipo y creemos que hay muchas otras medidas que se pueden adoptar . Queremos que las familias que quieran tener hijos los puedan tener, pero no a costa de explotar a mujeres pobres.

La prostitución es otro tema que también genera mucho debate dentro de la organización. No tenemos una posición única, aquí conviven desde quien cree que la prostitución debe ser abolida, hasta quien cree que debe ser regulada . Ya hemos manifestado en alguna ocasión que no teníamos que ver con malos ojos una regulación siempre y cuando se garantizará que no hay proxenetismo ni explotación del cuerpo de las mujeres, es algo que estamos debatiendo. Son temas controvertidos que atraviesan el feminismo y el BNG, que se define como una organización feminista aunque seamos normalización mixta, estamos atravesados por esa misma polémica.

1 Comentario

  1. Genocidio, Holocausto, terror.Quienes son conscientes del terrible daño que el feminismo radical está causando a las sociedades, a los derechos humanos, a la igualdad,a la vida,a la verdadera libertad, a la razón a la lógica, a la humanidad sufren el peor de los maltratos inimaginables, crueles, infrahumanos, por parte de un Estado.Es el caso de España con las leyes de la ideología de género,un estado secuestrado por el feminismo más radical ejerce sobre sus ciudadanos y no solo sobre los hombres sino de todas sus familias, abuelas, madres,hermanas, contra la humanidad resultado de violar lo más sagrado de los derechos humanos más básicos elementales y fundamentales cómo es la presunción de inocencia y la igualdad ante la ley, mismos derechos constitucionales y tribunales sin “especializar”, adoctrinar.El Partido Nazi las leyes de Núremberg discriminaron estos mismos derechos,resultando crímenes otroces contra la humanidad, contra todo un pueblo,creando odio y tribunales de excepción contra ellos. En España se está hablando de algo muy grave, gravísimo y nadie es consciente de este peligro, muchos prefieren seguir dormidos.No podemos hablar con total normalidad de tribunales “especializados” en violencia de género, tribunales creados solo para hombres y priorizados contra el hombre y siempre a favor de la mujer. Aplicar “perspectiva de género”a los jueces, adoctrinar a los jueces. Aplicar la discriminación de “género” fuera ya de relaciones sentimentales. En España se acaba de crear una ley, con la Ley de Violencia de Género de 2004 de Zapatero y el pacto de Estado contra el hombre de 2017, para proteger a todas las mujeres,que son buenas contra todos los hombres que son malvados, vulnerandole la presunción de inocencia,derecho a un juicio justo sin especializar y que no se le condene de forma genérica por pertenecer al género masculino, en tribunales además especializados solo contra el hombre, además “juzgados” con “perspectiva de género” y con los propios jueces especializados en la psicosis contra un género,el género masculino criminalizado en derechos fundamentales.Los jueces no pueden ser adoctrinados.Los jueces deben ser imparciales y juzgar cada caso poniendo las agravantes si se actúa por racismo, machismo, heteropatriarcado, hembrismo,matriarcado,superior fuerza física etcétera. Hemos de ser conscientes que estamos naturalizando el Holocausto el exterminio más estamos creando terrible injusticia y desigualdad.Violar los derechos humanos por el sexo la raza o el o la terrible discriminación “de género”, es convertir el Estado de Derecho en la más perversa Inquisición contra toda la humanidad, solo es hacer caso a lo que de verdad dice la Constitución sobre los derechos humanos fundamentales a los cuales debería tener derecho toda persona sobre la faz de la tierra, pero nunca nunca jamás deberían ser violados por un estado en sus leyes injustas y generando enorme psicosis como ocurre contra personas por el sexo o el género al que pertenece por su raza o por el color de su piel basta ya de toda esta locura llevamos más de 13 años desde Zapatero de la Ley de Violencia de Género y no ha evitado ni un solo caso de violencia sino que ha generado muchísima más psicosis y miles millones de injusticias sobre inocentes al considerar la violencia de género cualquier actitud falta sobre una mujer y la bondad o la maldad no es exclusiva ni de hombres ni de mujeres sino que se reparte exactamente al 50%.

Deja un comentario