Dos montañeros avanzan hacia la cumbre del macizo de Peña Trevinca en época invernal / RV

Ramón Varela / contrainformacion.es

Supera los 70 años con muchas cimas a sus espaldas y una vida consagrada a las montañas de la Serra do Eixe. Desde la localidad ourensana de Vilanova atiende a Contrainformación en su deseo de, una vez más, volver a «salvar» el macizo (por cuarta vez) de la amenaza eólica.

Antonio Fernández (Cholo para los amigos) preside el club «Montañas de Trevinca», una entidad que recientemente ha lanzado una campaña informativa y de recogida de firmas que ya cuenta con el apoyo de más de 6.000 personas y organizaciones frente al parque eólico Prada, un gigante que la empresa Desarrollos Renovables Iberia Gamma S.L, filial del grupo de empresas noruego Statkraft, pretende instalar en un recorrido por altura que supera los 30 kilómetros y los 170 MW de potencia total a través de una batería de aerogeneradores e infraestructuras asociadas, «una grave agresión al patrimonio natural sin posible solución posterior» a juicio del colectivo dado que afecta al entorno de la montaña más sagrada de Galicia, y también la más alta, con 2.127 metros.

Dos montañeros en la cumbre de Peña Trevinca reivindican la lucha por la montaña más alta de Galicia frente a la amenaza eólica / www.salvemostrevinca.org

P: ¿Por qué hay que salvar las Montañas de Trevinca?

R.: Por ser la Cima de Galicia, patrimonio y símbolo de todas las montañas gallegas. Por ser el único conjunto montañoso de Galicia con alturas superiores a los 2000 metros. Por ser el conjunto glaciar más importante de España después de Pirineos. Por ser un territorio de importante y reconocida biodiversidad lo largo y ancho de sus casi 60.000 ha comprendiendo las provincias de Ourense, Zamora y León.

P: ¿Qué valores naturales destacarías de la Serra do Eixe?

R: La Serra do Eixe es el único de los grandes cordales -y el único enteramente en Galicia-, que junto con la Serra Calva, Serra Segundeira y la Cabreira Baixa, confluyen en Pena Trevinca como Cima de Galicia (2.127 metros).

En este cordal se encuentra el Crestón do Lombo do Rocín, en medio de los valles glaciares de Meladas y el Castaño, crestón considerado como de “tipo alpino” y único en Galicia.

Sin duda uno de los valores más importantes en la Serra do Eixe es su avifauna. Algunas de las especies de aves inventariadas, están incluidas en el anexo I de la Directiva 91/244/CEE, actualización de la Directiva de Aves 79/409/CCE. Cabe destacar también, el Área Importante para la aves IBA “Serra da Cabrera”, código 011.

En los listados ornitológicos y avistamientos de aves producidos en la Serra do Eixe (normativas legales DOG. nº 187 lunes, 1 de octubre de 2018 – Dirección Xeral de Patrimonio Natural), se comprueba que figuran como especies raras y de especial protección, el Águila real y el Halcón peregrino en la clasificación de BirdLife International (Tucker y Heat 1994), además de las siguientes especies catalogadas como “vulnerables a proteger”, Aguilucho pálido, Perdiz pardilla, Perdiz roja, Buho real, Totovía, Bisbita campestre, Curruca rabilarga, Chova piquirroja, Escribano montesino, y el Pechiazul. También consta como “vulnerable a proteger”, según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, el Aguilucho cenizo. Tiene especial importancia y se debe de destacar, la presencia en la Serra do Eixe-Montañas de Trevinca, de varias parejas de Águila reales (especie en grave peligro de extinción) que emplean estas montañas como zona de campeo, o sea, zona de nidificación y zonas de alimentación cercana y lejana.

P: ¿Cómo puede entenderse que Pena Trevinca y su entorno, como montaña más alta de Galicia, no tenga un mayor grado de protección institucional?

R: Realmente -exceptuando los clubs de montañismo-, el interés por la naturaleza de montaña es relativamente nuevo en Galicia. Es a partir de los años 90 con el nacimiento del turismo rural, cuando se comienza a conocer las montañas gallegas por el público en general.

Cualquier país del mundo siente un profundo orgullo por las montañas más altas de su territorio, desde los franceses o italianos por su Mont Blanc o Monte Bianco, pasando por los catalanes con el Canigó o la Pica d´Estats o los vascos con su Monte Gorbea. En Galicia, a pesar de ser un país demostradamente montañoso, en general, nunca se apreciaron las montañas como una naturaleza representativa del patrimonio natural gallego. Dice una antigua poesía popular de autor desconocido “Din os que non te coñecen, que eres fea e desleixada, e os fillos do val frorido inda pensan que te aldraxan can do din “bó…, a montaña”.

Los políticos gallegos a lo largo de los años, no supieron, no quisieron o no fueron capaces de entender a la Montaña ni visibilizar sus paisajes. Por estas y otras parecidas razones, no hubo difusión suficiente en los medios de enseñanza o centros educativos de los beneficios que producen las montañas, ni de los hábitats de animales y plantas u otras razones geológicas. De este modo, poco se pudo hacer para patrimonializar y por supuesto proteger debidamente a la mayor altura del territorio gallego en la figura de Pena Trevinca (2127 m) como cima de Galicia.

En estos últimos años, la idea o imagen sobre las montañas fue cambiando, y hoy en día existe entre el público en general, una idea algo más clara y favorable sobre las montañas gallegas. Pero todavía esta idea o imagen no está asumida entre los políticos gallegos, que aún siguen sin valorar, por desprecio o ignorancia no entendible, la importancia patrimonial de la naturaleza de montaña y en este caso, por la montaña más alta de Galicia, PENA TREVINCA.

P: ¿Cómo pueden evitarse los ataques que de manera intermitente y reiterada sufren las Montañas de Trevinca?

R: De la única manera que a mí me parece más efectiva posible. Con la cultura e información suficiente para que el pueblo entienda que la naturaleza es un bien imprescindible para el ser humano, porqué el ser humano siempre fue, es y seguirá siendo naturaleza también. Necesitamos a las montañas como fuente de vida natural, necesitamos su biodiversidad, sus aguas, su aire y sus magníficos paisajes. Si el pueblo entiende la necesidad de cuidar, proteger y defender a la naturaleza, obligará a los políticos a que legislen y emitan las correspondientes normas de protección sobre los espacios naturales, vida animal, vegetal y paisajes.

La ciencia, la industria, las ventajas de las tecnologías pueden seguir avanzando y creciendo, pero sin destruir la vida natural. Si el ser humano no respeta las razones de la naturaleza, y por la fuerza impone su visión economista e industrial, las enfermedades y graves problemas de salud  debidos a la mala calidad ambiental estarán muy presentes, más a corto que a largo plazo.

El pueblo debe de saber que nos engañan con el falso nombre de Energías renovables, creado por los expertos en marketing y diseñado para los parques eólicos y otras construcciones energéticas.

No, “señores eólicos”, no son renovables este tipo de energías, su nombre correcto es el de Energías alternativas.

Las energías renovables son los vientos que continuamente se mueven en todas las direcciones, y la luz del sol que siempre aparece al amanecer.

Lo que no pueden ser renovables, son las incontables hectáreas destruidas en Galicia y el resto de España de numerosos bosques, arbustos y matorral necesario.

No es renovable la destrucción de muchos miles de acuíferos y recursos hídricos para nuestros ríos.

No son renovables los espacios naturales destruidos por la construcción de las plataformas de los aerogeneradores y las enormes zanjas de conducción.

No son renovables los viales de transporte, la enorme cantidad de cimentaciones y ferralla en los montes.

No son renovables los enormes molinos de 220 m de vuelo de aspa afeando las crestas y cimas de nuestras montañas.

No es renovable la destrucción del bello paisaje en donde vuelan libremente las aves.

No son renovables las formaciones rocosas destruidas, haciendo desaparecer para siempre hábitats de insectos, reptiles y plantas, además de importantes muestras geológicas.

No son renovables la muerte y/o extinción de innumerables vidas, animales y vegetales, tanto de diferentes especies de mamíferos, reptiles, aves o insectos como de árboles y plantas.

Toda la biodiversidad necesaria para la vida humana NO ES RENOVABLE.

Con toda la seguridad son renovables los beneficios económicos que estos proyectos generan a las grandes empresas y multinacionales energéticas.

Resumiendo, creo que se evitarían estos gravísimos ataques a la naturaleza, con MÁS CULTURA Y MÁS INFORMACIÓN AL PUEBLO, pero sobre todo, con la apremiante obligación para todos los políticos, de MÁS CULTURA SOBRE EL MEDIO NATURAL, Y MÁS HONRADEZ PROFESIONAL EN LA DEFENSA DEL BIEN COMÚN.

“Energías Alternativas sí, siempre que no ocasionen al Medio Natural, un daño  mucho mayor que el beneficio energético que producen”.

P: ¿Que nos aporta la montaña?

La naturaleza de montaña, nos aporta una buena parte de lo que necesitamos para una vida lo más sana posible, en lo cultural, lo físico y lo emocional.

En lo cultural: la información histórica por los hechos sucedidos en ella, además de los mitos y leyendas en muchos casos. La geografía y geología nos indican su configuración, composición y distribución de sus variadas formas. La biología nos habla de la vida animal y vegetal.

En lo físico: el ejercicio moderado en un medio natural de montaña, es sinónimo de salud corporal, de un buen funcionamiento muscular, y sobre todo respiratorio.

En lo emocional: el encuentro y conversación con uno mismo, la superación en el esfuerzo y el peligro, la emoción interior en la contemplación del paisaje, la amistad, responsabilidad y solidaridad con el grupo, y si fuese posible, el sentimiento de ser también parte de la naturaleza.

Resumiendo, la montaña nos aporta: Fortaleza y salud. Carácter y personalidad. Valor y responsabilidad. Sentimientos y emociones. Y además, cultura.

Estas y otras parecidas razones, justifican que el montañismo sea considerado “más que un deporte”.

P: ¿Cómo ves el futuro de la comarca?

R: En estos momentos, estoy totalmente convencido de que este nuevo intento de instalación de un parque eólico en estas Montañas de Trevinca no se va a realizar. Son muchas y muy importantes las razones para que las administraciones, tanto locales como provinciales y autonómicas, no cometan la imperdonable torpeza de permitir la destrucción del conjunto de montañas más importante de Galicia.

Creo firmemente en un territorio que poco a poco está consiguiendo recuperar población gracias a los planes de recuperación económicos iniciados a partir del año 2001,  basados en el turismo de naturaleza de montaña, con razones de sostenibilidad y protección del entorno natural. La ganadería, la silvicultura, la miel, las setas y otros productos del campo, además del suelo maderable en las zonas bajas y apropiadas para ello, convierten al ayuntamiento de A Veiga en un referente de recuperación económica y poblacional gracias a la promoción, difusión y protección de los valores naturales de las Montañas de Trevinca-A Veiga.

DEJA UNA RESPUESTA