Por: Gonzalo Márquez-Villarejo

Pablo Sapag: “Sin duda hay una involución absoluta en lo que es el periodismo de guerra español”.

Pablo Sapag es un profesor de origen sirio de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, que ha trabajado como corresponsal de guerra cubriendo conflictos como Argelia, Albania, Irak, Kosovo o Afganistán entre otros; además de ser un experto en propaganda y tener numerosos artículos publicados en diarios de tal magnitud como Diario Público o el diario británico The Prisma, también cuenta con un alto bagaje como periodista tras haber trabajado en el Área Internacional de Telemadrid. Es el autor del libro que se ha presentado recientemente en la UCLM “Siria en Perspectiva”, que ofrece una perspectiva de la crisis siria, además de un análisis histórico, militar y propagandístico.

Pablo Sapag durante la presentación de su libro en la UCLM
  1. ¿Qué es lo que busca transmitir con su libro “Siria en perspectiva”?

El libro responde a varias cosas. En primer lugar, es el resultado de un trabajo personal.  Yo soy sirio de origen, tengo familia allí, y desde el principio de la crisis yo me di cuenta de que no me podía valer de lo que los medios de comunicación occidentales me ofrecían para seguir el conflicto que yo necesitaba saber para resolver los problemas de mi familia. Eso me obligó a profundizar mucho más sobre las cosas que pasaban en Siria, buscando otras fuentes alternativas, etc. Parte de ese trabajo está en el libro. Además, aspira a poner en contexto lo que está pasando en Siria. Siria es un país complejo desde un punto de vista étnico, desde un punto de vista confesional, desde un punto de vista geográfico y desde un punto de vista político; y yo creo que no se ha hecho justicia a través de los medios de comunicación con Siria. Si tú vas a cubrir un conflicto de esas características, necesariamente tienes que poner el contexto. Entonces el libro también busca poner el contexto de Siria, enmarcar el país en un marco mayor, y básicamente eso es lo que yo pretendía. Plantear una narrativa alternativa fundamentada, no como los medios,  y al mismo tiempo ofrecer ese contexto de Siria.

Portada del libro “Siria en perspectiva”. https://www.casadellibro.com/libro-siria-en-perspectiva/9788466935548/6158416
  1. ¿Qué papel juega la propaganda en un conflicto como la guerra en Siria?

La propaganda es esencial, es un arma de guerra más. Incluso hay operaciones militares que se definen puramente por acciones propagandísticas. Si eso es así en todos los conflictos, en el caso de Siria más aun; porque alcanza un ámbito internacional, no solo es un problema interno de Siria, ni siquiera es un problema regional, sino que es un problema global; y en consecuencia participan potencias regionales y potencias globales  que tienen sus agendas. Y esas agendas las hacen avanzar a través de la propaganda. Por ello la propaganda ha sido clave para distorsionar la percepción que la población ha tenido de la crisis. A mi juicio ha tenido un papel importante, en este caso negativo, porque ha inflamado el conflicto inflamando el posicionamiento de ciertas potencias que confundiendo a la población han podido tomar decisiones que no han sido buenas para Siria.

Pablo Sapag durante la presentación de su libro en la UCLM – José Luis Antón
  1. En las últimas semanas hemos conocido la noticia de la muerte de un miliciano gallego que estaba luchando junto a las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), ¿qué es lo que mueve a un joven de 24 años a ir a luchar a Siria?

Es una pregunta difícil de contestar, porque yo creo que eso son siempre motivaciones personales, y las motivaciones personales al final son individuales. Se pueden respetar desde fuera y demás, pero yo no conozco mucho los motivos. Me parece extraño ir a meterte en un lío de ese tipo. Hasta donde yo tengo entendido, él iba a hacer labores a través de una ONG y terminó metido en un conflicto armado. La pregunta que yo me hago es, hasta qué punto una persona que no es de Siria y sin tener un conocimiento profundo de lo que allí ocurre, le hace  tomar una decisión tan tajante como estar dispuesto a combatir, y en este caso, a morir por una causa que no es suya inmediata, y que para conocerla se requieren de muchas cosas, incluso un idioma que seguramente no dominaba.

“Si se hace un análisis de cómo ha ido evolucionando la sociedad siempre ha habido avances con motivo de las guerras”.

  1. Usted fue corresponsal de guerra en distintos conflictos: Afganistán, Kosovo, Albania, Argelia, entre otros. ¿Cree que existe evolución en el periodismo de guerra desde el primer conflicto en el que trabajó hasta el último?

No, lo que existe es una involución clara. El periodismo de guerra ha empeorado muchísimo y en el caso nuestro, en nuestro país, más. El periodismo de guerra en nuestro país ha llegado tarde en comparación con el periodismo de guerra de los países de lengua inglesa, entre otras cosas porque España no participó en las dos Guerras Mundiales. Hubo un esfuerzo importante en la década de los 90 para intentar consolidar una muy modesta industria del periodismo de guerra, pero eso se vino abajo por varias razones. La primera fue la muerte de dos compañeros nuestros; José Couso Permuy y Julio Anguita Parrado. Dos periodistas muertos en menos de 48 horas fueron un mazazo devastador para la industria del periodismo de guerra, una industria muy pequeña y muy temerosa. En segundo lugar, la Guerra de Irak supuso la ruptura en la política exterior española. Había una suerte de consenso entre los dos partidos mayoritarios, PSOE y PP, en política exterior y eso a la gente que nos dedicábamos a hacer periodismo de guerra nos daba bastante libertad a la hora de trabajar, sin tener bastantes presiones y pudiendo profundizar. La Guerra de Irak, como bien es sabido, en 2003 supone una polarización. Sufre una división y a partir de ahí el periodismo internacional, y dentro de este, el periodismo de guerra se contamina por esa polarización entre los dos grandes partidos. Y para rematar lo poco que quedaba del periodismo de guerra español, por una parte aparece la crisis económica a partir del año 2008; y por otra parte, supone la aparición de las redes sociales como herramientas que han favorecido el intrusismo en esta actividad, que para poder hacerse bien tiene que ser una actividad reglada y profesional, hecha por profesionales.

Sin duda hay una involución absoluta en lo que es el periodismo de guerra español. Creo que se da a nivel general, fuera del Estado también pero con otros matices, ya que hablamos de industrias e insisto, sobre todo en países de lengua inglesa, mucho más consolidadas.

  1. ¿Piensa usted que las guerras tienen fecha de caducidad, o cree que continuarán existiendo como las conocemos hasta el momento, siendo una fuente de ingresos fundamental en la industria armamentística?

La guerra es un fenómeno muy complejo. No se puede simplificar la guerra como concepto. La guerra o las guerras, si preferís, no se pueden simplificar. Han estado siempre presentes desde el origen de la humanidad, por tanto son fenómenos profundamente humanos. Resulta contradictorio porque las guerras matan a muchos seres humanos y destruyen muchas obras humanas, pero al mismo tiempo si se hace un análisis de cómo ha ido evolucionando la sociedad siempre ha habido avances con motivo de las guerras. Avances que tienen que ver con el desarrollo de la industria tecnológica; la industria farmacéutica, como vemos en la penicilina. Pensemos como tanto la I como la II Guerra Mundial supusieron la entrada de la mujer en el mercado de trabajo, eso fue producto de la guerra; pensemos como los movimientos por los derechos civiles, sobre todo en EEUU y más aun con la población afroamericana, es consecuencia de la II Guerra Mundial, etc.

Por tanto, las guerras nos han acompañado siempre y nos van a seguir acompañando siempre. Lo importante al final es entender eso, que la guerra es un fenómeno humano, no es una plaga que cae del cielo y no sabemos de donde viene. Es parte de la humanidad. Si se cambia quizás, la percepción que se ha hecho de las guerras, igual se podrían acotar las guerras. Si se podría intentar acotar las guerras. Eliminarlas del todo, yo que he visto unas cuantas, lo veo difícil.

“Si tú sabes qué quieres hacer y qué no quieres hacer, temporalmente tus decisiones pueden ser duras, pero a largo plazo te van a permitir llegar a donde tú quieres llegar”.

  1. Como profesor de periodismo, ¿cómo ve el futuro de esta profesión?

Igual que guerras hay y ha habido siempre, necesidad de información, que no propaganda, hay siempre. La información es lo que permite a las sociedades tomar buenas decisiones, controlar a su gobierno en un sentido positivo, plantear alternativas, etc. Como esa es una necesidad que va a seguir existiendo, el periodismo también va a seguir existiendo. ¿Cuál es el problema? El periodismo se ha visto sorprendido por un cambio tecnológico muy importante, pero más allá de esto, ya que cambios tecnológicos siempre ha habido como las épocas pre y post imprenta, la aparición del telégrafo o de la radio y la televisión que supusieron un cambio muy importante, el periodismo se supo acomodar. A mi juicio, los problemas del periodismo no son tanto internos como externos, el principal problema es que el periodismo ha renunciado a hacer información y se ha basado en lo fácil que es hacer opinión. Yo creo que lo importante es pensar mucho qué es el periodismo, y el periodismo es información. Porque si al final no tienes claro lo que es el periodismo, que muchas veces no se enseña bien qué es el periodismo, y la imagen social que se tiene del periodismo no es realmente lo que es el periodismo,esto genera frustración en la gente que lo practica.

  1. ¿Qué consejo le daría a un futuro periodista?

Le diría que tuviera en cuenta lo siguiente. Lo primero es que reflexionara sobre qué es el periodismo para saber si le gusta o no. Y lo segundo, si ha decidido que va a seguir contra viento y marea, a pesar de las dificultades económicas, a pesar de las saturaciones en el mercado, etcétera, lo importante es que tenga una estrategia para su carrera periodística y para su inserción en el mercado laboral, que son dos cosas distintas. Entonces, creo como profesor, que lo importante es enseñar a los alumnos a desarrollar una estrategia de posicionamiento en el mercado y a la vez, de posicionamiento en la profesión. Si tú sabes qué quieres hacer y qué no quieres hacer, temporalmente tus decisiones pueden ser duras, pero a largo plazo te van a permitir llegar a donde tú quieres llegar. Por ello hay que hacer primero una reflexión profunda sobre qué es el periodismo y a partir de ahí diseñar tu carrera profesional y tu carrera laboral.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario