Escritora, periodista, locutora. Estamos ante una creadora que se las trae; nacida en Argentina su nueva obra llega a España de la mano de Huso Editorial. En esta entrevista nos habla de los temas de sus relatos y nos revela que el próximo año vendrá cargado de planes, entre los que cuenta un ensayo sobre Clarice Lispector.

¿Por qué La perfecta casualidad de seguir con vida?

Siempre sentí que estar vivo no deja de ser una casualidad; pero si tengo que hablar específicamente del título, tiene que ver con los cuentos que conforman este libro. Con cada una de sus historias. Con esos karmas, esas cruces, esas luces y esas sombras que nos constituyen. Con todo eso que nos rescata o nos hunde en el barro de nuestros peores temores y terrores sin permiso ni piedad.

Me interesaba hablar del desamor, del miedo, del abandono, de los abusos, de la indefensión aprendida. De la amenza disfrazada de amparo. De esa caricia que lacera, mutila, lastima.

De todo eso que callamos y ocultamos con la única intención de salvarnos (o salvar a alguien más), sin darnos cuenta de que -muchas veces- terminamos haciendo todo lo contrario.Todos los personajes de este libro están atravesados por un dolor desgarrador, insoportable. Por un secreto. Traspasados por esas grandes y pequeñas tragedias cotidianas que llegan a nuestra vida y nos dejan confundidos,  perdidos, y sin saber qué hacer. Para dónde correr.

Por eso, una de las cosas que más me interesaba relatar o ¿retratar? (dentro de todas estas historias que no son reales, pero que nos hacen de espejo y de reflejo) era justamente eso: cómo y de qué manera reaccionamos al dolor. Y si elegimos sobrevivirlo; sobrevivirnos (o no).

Luciana Prodan
Luciana Prodan

¿Hay unidad temática en los cuentos de este libro?

Sí, como te decía antes, el dolor es el hilo conductor de todas estas historias. Pero el dolor como desafío. Como ancla y salvación. Como un puente que de pronto se transforma en el peor de los abismos y nos empuja con la fuerza de lo inevitable. Con ese sentimiento que llega, se hace carne, y nos obliga a decidir qué hacer con nosotros (y con los otros). Es un libro que también está atrevesado por la locura o, mejor dicho, por esas dos preguntas tan sensibles como inabordables : ¿qué es estar cuerdo? ¿qué es estar loco?

¿El periodismo le aporta algo a la hora de escribir?

El periodismo es un oficio que te llena de herramientas, claro. Pero no solo narrativas, sino de perspectivas. Es un ejercicio que te obliga a mirar y repensar eso mismo que ves una, dos, y tres mil veces. A sentir, presentir y percibir la realidad utilizando siempre un lente diferente. A creer y desconfiar. ¿Qué es verdad? ¿Qué es mentira? ¿Qué elijo contar y qué no? ¿Para qué? ¿Para quién?

En cuanto a la verdad, ¿cuál diría que son las diferencias básicas entre literatura y periodismo?

Es complejo contestarte eso, porque para mi la realidad siempre supera a la ficción. Y respecto a las diferencias básicas, la respuesta también resulta tramposa… Porque todos sabemos que la literatura es básicamente ¿ficción? y que el periodismo es básicamente ¿realidad?, pero también sabemos que todo eso no es cierto. Es decir, uitlizar el periodismo y ampararse bajo las alas del oficio, con la única intención de persuadir (en lugar de informar) y dar vuelta  a la realidad (para inventar otra completamente diferente), es un recurso utilizado por muchos que dicen ser periodistas (y no escritores).

Como escritora, ¿qué ha significado para usted este año 2020?

Fue un año lleno de emociones encontradas, pero que transité con mucho entusiasmo. A pesar de las consecuencias de la pandemia (que a todos nos afectó de una manera diferente), no pude ni quise dejar de escribir. Tener trabajo, presentar La perfecta casualidad de seguir con vida, realizar notas, columnas, reseñas, y ocuparme de nuevos proyectos editoriales, me ayudó a transitar el horror con una intrepidez que hasta ahora desconocía.

Reseña: Luciana Prodan, La perfecta casualidad de seguir con vida

¿Prepara Luciana Prodan algún proyecto literario para 2021?

Sí. Y no solo uno, sino varios. Espero poder terminar mi libro de poemas, publicar un ensayo sobre Clarice Lispector (un libro que forma parte de una colección soñada, cuidada y creada por Huso editorial), y participar de dos antologías que me emocionan y enorgullecen: una sobre la vida y obra de  Alejandra Pizarnik, y otra de cuentos de terror escritos por mujeres y colegas que admiro y respeto muchísimo.