Vida Verde

EQUO avisa del coste ambiental del turismo de masas en las distintas regiones y aboga por compatibilizar la industria turística y la protección del medioambiente. En esta línea, el partido critica el impacto que tiene el turismo masivo, ya que dispara el riesgo de incendios e incrementa los residuos y la contaminación, además de aumentar la degradación paisajista.

La formación verde propone controlar el turismo masificado con la limitación del número de plazas turísticas y la penalización de los alquileres ilegales para preservar así los lugares turísticos como destinos sostenibles. De esta manera, se continúa respetando la identidad de estos espacios sin que los visitantes dejen de disfrutar de la amplia oferta de ocio, naturaleza y cultura. Desde EQUO Berdeak se ha impulsado en el País Vasco medidas como la ecotasa en Bilbao para contribuir a financiar los gastos públicos que genera el paso de los turistas o el rechazo a la propuesta de ordenanza para regular los pisos turísticos en San Sebastián.

“El turismo de masas no es una actividad sostenible, pero como ecologistas que estamos gobernando debemos incidir en ella para reducir sus impactos sociales, económicos y ambientales”, opina Neus Truyol, concejala de EQUO en Palma. “Hemos sido la primera ciudad española que ha prohibido el alquiler turístico de viviendas plurifamiliares para contribuir y garantizar el acceso a la vivienda y tener barrios y pueblos para quien los vive”, añade Truyol como alternativa.

El turismo es uno de los motores de la economía española tal como lo demuestran los ingresos de los más de 82 millones de turistas internacionales que han visitado nuestro país el año pasado. 2017 ha cerrado con un aumento del 8,9% de llegadas y un gasto total de 87.000 millones de euros, un 12,4% más respecto al 2016. Sin embargo, esta masificación del turismo trae consigo impactos perjudiciales para el medioambiente como el aumento de la demanda de infraestructuras de transporte o el consumo de energía y agua.

La coportavoz de EQUO Andalucía Verdes y diputada andaluza, Carmen Molina, expone que “la sobreexplotación a todos los niveles implica el riesgo de crear una burbuja que acabe matando de éxito al modelo. Ya no son solo los locales los que acaban expulsados por el turismo desaforado, son los propios turistas los que acaban hartos de un modelo masificado que busca el beneficio rápido a costa de expoliar los recursos humanos, urbanos y medioambientales”.

Festivales en zonas sensibles, cruceros contaminantes, restricciones al uso del agua o mercantilización de las playas con actividades que privatizan el patrimonio natural son algunas de las prácticas que contribuyen a la insostenibilidad de la actividad turística en muchas zonas de España. Sin embargo, algunos Ayuntamientos y Comunidades ya están adoptando medidas para hacer más sostenibles las actividades turísticas en época estival.

Deja un comentario