EQUO Berdeak propone para Euskadi un desarrollo energético descentralizado y en manos de la ciudadanía que evite protestas como las de los “chalecos amarillos”
  • El parlamentario en Elkarrekin Podemos, José Ramón Becerra, trasladará la propuesta a la Cámara Vasca durante el debate sobre energías renovables de esta tarde en el Parlamento Vasco.

Para EQUO Berdeak la ineludible transición energética hacia una sociedad más sostenible y eficiente basarse en tres premisas: ahorro energético, abandono progresivo de las energías fósiles y el desarrollo de las energías renovables.

No obstante, en lo que respecta a esta última premisa, este desarrollo de las energías renovables debe emprenderse de forma democrática y descentralizada y no como ha sucedido hasta la fecha con las energías sucias, que están en manos de unos pocos y se producen lejos de los puntos de consumo, lo que contribuye a que sean menos eficientes.Es precisamente ese modelo de las grandes empresas monopolizadoras de la energía el que ha contribuido a la desigualdad, ha generado pobreza energética y ha favorecido en buena medida el cambio climático que hoy padecemos.

Por eso la planificación energética que necesita Euskadi de cara al futuro debe introducir estos criterios, con el fin de que la sociedad vasca en su conjunto sea partícipe en el desarrollo y en los beneficios de las energías renovables bien directamente, a través del autoconsumo, o bien a través de empresas cooperativas, tal y como sucede ya en algunos países europeos. Además, estas pautas se deberían extender también a ayuntamientos y pequeñas empresas, de manera que el modelo energético sea más justo y descentralizado.

Este es el debate de fondo que se debe tratar sin más demora y que va a trasladar el parlamentario en Elkarrekin Podemos, José Ramón Becerra, a la Cámara Vasca esta tarde durante una moción sobre el desarrollo de la energía renovable que se debatirá a propuesta del Grupo Popular. Becerra pretende implicar al Parlamento y al Gobierno Vasco en un proceso de reflexión social dirigido a impulsar una transición energética más justa y democrática, que dé pie a replantearse cómo satisfacer nuestras necesidades energéticas sin provocar desigualdad social y protestas como las vividas recientemente en Francia con los “chalecos amarillos”.

Deja un comentario