Vida Verde

Habiendo conocido por la prensa de que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha impuesto una sanción de poco más de 30.000 euros a la empresa RECICOR XXI S.L., los portavoces de EQUO en Córdoba, Ana María Carnero y Salustiano Luque, han expresado su indignación porque, una vez más, la administración autonómica se muestre tan benévola y tolerante con las industrias y empresas que contaminan e infringen la normativa ambiental.

La formación verde recuerda que fue el aparatoso incendio ocurrido el 8 de octubre del pasado año el que obligó a actuar a la Delegación Territorial de Medio Ambiente en Córdoba incoando unos meses después el expediente sancionador que ahora ha concluido. “A pesar de que las inspecciones previas de los técnicos de esta Consejería ya habían detectado deficiencias en las instalaciones de la planta de tratamiento de residuos y de que la propia Asociación de Empresas Gestoras de Residuos de la Construcción y la Demolición de Andalucía (AGRECA) había denunciado en 2014 las malas prácticas e incumplimientos en la gestión de los materiales recogidos en ese vertedero, la Delegación de Medio Ambiente no ha actuado contra la empresa hasta que se produjo un grave incidente de conocimiento público” han señalado los portavoces de EQUO añadiendo que, encima “la multa es ridícula y no hace más que incentivar que se siga haciendo negocio con las basuras y los desechos, al igual que está sucediendo con la fábrica de cementos Cosmos”.

Con motivo del incendio en las instalaciones de Recicor, propiedad del grupo constructor Barea, la ciudad de Córdoba se vio afectada durante varios días por una nube de humo oscuro y tóxico, se pudo conocer que la empresa estaba almacenando mucha más cantidad de materiales de los que tenía autorizado y que presentaba serias deficiencias en sus sistemas de seguridad y extinción de incendios. “Además de la grave contaminación ambiental provocada por la combustión de los materiales en aquel incendio, no hay que olvidar la que provocan las filtraciones al subsuelo y a los acuíferos cuando los residuos se conservan en condiciones inadecuadas”, han destacado los portavoces de EQUO, añadiendo también el enorme riesgo al que se sometió a los bomberos y trabajadores de la planta de residuos por la agresividad del fuego y las altas temperaturas alcanzadas en el incendio.

El partido EQUO denunció el pasado año ante la Fiscalía y, a través de sus representantes en el Parlamento de Andalucía y en las Cortes, la nefasta política de gestión de residuos promovida por el gobierno de España y las condiciones de falta de control en que se encuentran la mayor parte de las plantas de tratamiento de residuos, en manos de empresas que solo buscan máximo beneficio sin una gestión adecuada de los mismos. Una expresión de esta desidia es el incremento alarmante de incendios que se registran en este tipo de instalaciones.

Deja un comentario