Redacción Ecología

En estos PGE 2018 el presupuesto para el conjunto de partidas integradas en el Epígrafe18 (Educación, Cultura y Deporte) es de 3.434.206,15 €.  Aunque en los dos últimos años el presupuesto se ha incrementado, éste aumento acumulado ha sido tan solo de un 0,05%, siendo un 0,02% lo que ha correspondido a 2018 respecto a 2017.

Se trata de un incremento muy limitado que, además, parte de un recorte acumulado muy importante en años anteriores, lo que hace improbable que se alcancen los presupuestos anteriores a la crisis si se mantiene esta tendencia. El apartado de Dirección y Servicios Generales de Educación Cultura y Deporte, aunque se ha visto incrementado en un 2%, es de los pocos que se sitúa en cifras semejantes a las de 2016.

  • En Educación, desde 2009 hay un recorte acumulado del 13% y en 2018 el incremento es solo del 3%.
  • En Cultura, el recorte acumulado desde 2009 es del 34,8% y en 2018 solo hay un incremento del 4%.

En una de nuestras políticas más importantes y básicas como es la Educación, la espiral de desinversión continúa. Aunque hay un incremento del presupuesto en 2018 respecto del 2017 del 3%, partimos de un recorte acumulado desde 2009 del 13%. Además continúan sin existir programas específicos de Educación especial, educación permanente y a distancia no universitaria; y nuevas tecnologías aplicadas a la educación y no se recupera la partida de Servicios Complementarios a la Enseñanza, que se anuló en los PGE de 2017.

Asimismo continúa la disminución de presupuesto para las partidas de Educación Compensatoria (un programa que intenta garantizar el acceso, la permanencia y la promoción en el sistema educativo del alumnado en situación de desventaja social): En esta ocasión el -2% respecto a 2017 (En 2017, -9%). Respecto 2016 la pérdida es del -11%. También disminuye el presupuesto en Educación Secundaria, Formación Profesional y Escuelas Oficiales de Idiomas: un -2%. Con lo que entre 2017 y 2018 acumularían una pérdida de presupuesto respecto 2016 del -7%.

En otros programas, aunque se incrementa el presupuesto, no recuperan la bajada presupuestaria del 2017. en estos casos se encuentran: la Formación permanente del profesorado incrementa en un 1% su presupuesto, incremento que está muy lejos de compensar el importante recorte sufrido en los presupuestos de 2017 (-18%): entre 2016 y 2018 se ha perdido un -17% del presupuesto en este apartado, la Educación Infantil y Primaria y la Educación en el Exterior incrementan su partida presupuestaria en un 3% y un 4%, respectivamente. Ambos apartados habían sufrido reducciones en los presupuestos de 2017 pero con este incremento se sitúan un 2% y un 3% respecto de los de 2016 y las Enseñanzas Artísticas, tras haber quedado estancado su presupuesto en 2017, en el de 2018 se ve incrementado en un 6%.

Los apartados de Becas y Ayudas a estudiantes, Enseñanzas universitarias, Cooperación, promoción y difusión educativa en el exterior e Inversiones en Centros Educativos y otras actividades Educativas también ven incrementado su presupuesto:

  • De manera equivalente al año anterior. Es el caso de Becas y Ayudas a estudiantes que incrementan este año un 3%, que se suma al anterior acumulando un 7% entre 2017 y 2018; Enseñanzas Universitarias, un 4% con un acumulado del 8%.
  • Cooperación, promoción y difusión educativa en el exterior, en este año incrementará su presupuesto en un 11% tras el empujón del PGE de 2017 que lo sitúa en un incremento del 33% respecto de 2016.
  • El mayor incremento ha sido en la partida de Inversiones en centros educativos y otras actividades educativas, con un 21% respecto del de 2017 y del 160% respecto 2016.

A pesar del incremente del 4% general, Cultura también acumula un recorte importante desde 2009 del 58%. Esto que refleja que no existe una línea de actuación clara en política cultural, y que desde luego no se ofrecen soluciones eficaces y duraderas a la precarización que vive el sector: No ofrece ayudas al guión, se descuida la promoción de la lectura y se pone todo el énfasis en la política promocional, no en la productiva.

Todos los apartados del PGE en el ámbito cultural se ven incrementados en 2018, a excepción del de Promoción del libro y publicaciones culturales que se reduce en un -3%.

  • Este incremento, supone recuperar el nivel presupuestario de 2016: Exposiciones (9%), Cooperación, promoción y difusión cultural en el exterior (1%) y Dirección y Servicios Generales de Educación, Cultura y Deporte (con un incremento del 2%).
  • Una recuperación que no se produce en Promoción y Cooperación Cultural, que con un incremento del 10%, mantiene un nivel de reducción presupuestaria respecto de 2016 del -16%; y en Teatro, que con un incremento del 1%, ve disminuido su presupuesto respecto 2016 en un -5%.
  • Se incrementa un 6% el presupuesto en Enseñanzas Artísticas, tras haberse mantenido durante 2017 el presupuesto de 2016.
  • Este incremento, en Fomento de las Industrias culturales (5%) y en Archivos (3%) ha venido precedido de la disminución presupuestaria en 2017, pero el resultado sitúa el presupuesto de 2018 por encima del de 2016.
  • Mientras que en Museos (4%), Bibliotecas (8%), Conservación y restauración de bienes culturales (7%), Protección del Patrimonio Histórico (79%), Música y danza (1%) y Cinematografía (1%) el incremento en los PGE de 2018 ha seguido la línea del escaso aumento que se dio en 2017.

En cuanto a Deporte desaparece el programa 322K de deporte escolar y universitario para meterlo dentro del programa 336ª de apoyo y promoción del deporte. Pese a su importancia, ya que a través de ellos se promociona y se apoya el desarrollo de hábitos de vida saludables, se trata de un programa al que desde que comenzó la crisis se le dedica menos dinero. No se recupera el Deporte asociativo y de instituciones sin ánimo de lucro, sin dotación desde 2014. La falta de apoyo al deporte promovido desde estos espacios, hace que se generan situaciones de desigualdad, ya que los sectores de población con menos recursos tienen menos oportunidades para practicarlos.

En este sentido, las políticas y los programas deportivos en España están centrados en dar apoyo al deporte de alto rendimiento y de competición, al deporte reglado o federado, a la construcción y al mantenimiento de instalaciones e infraestructuras deportivas y a los grandes eventos.

El Consejo Superior de Deportes aumenta su presupuesto pero como sigue sin destinar recursos a la base, lo que repercute en el futuro del deporte de alto rendimiento y profesional.

  • Los grandes perjudicados, el deporte femenino y adaptado. El presupuesto que llega al CSD de la recaudación de las apuestas deportivas, prácticamente la mitad va destinado al fútbol.

El Consejo Superior de Deportes aumenta su presupuesto pero como sigue sin destinar recursos a la base, lo que repercute en el futuro del deporte de alto rendimiento y profesional.

Deja un comentario