El partido verde considera intolerable y bochornoso la ausencia de un plan director y de la más mínima transparencia en un monumento de la importancia del templo omeya

EQUO reclama terminar con esta situación intolerable de “privilegio”, incompatible con un Estado aconfesional e impropia de una sociedad avanzada

EQUO Córdoba ha emitido un comunicado criticando con dureza la actuación de la Junta de Andalucía respecto a la gestión de la Mezquita-Catedral, que ha sido puesta en cuestión por un informe del Defensor del Pueblo tras numerosas quejas de la Plataforma Mezquita-Catedral. La formación ecologista considera un “escándalo democrático” que la Junta se abstenga de hacer cumplir su propia normativa de supervisión cultural, creando un espacio de impunidad donde la Iglesia emprende acciones de forma “unilateral”, sin control y sin cumplir la legislación vigente.

Ana María Carnero, coportavoz de EQUO Córdoba, entiende que “esta situación de ilegalidad consentida y amparada por las propias autoridades competentes es gravísima. ¿Cómo se puede exigir al resto de propietarios, privados y públicos, que cumplan todos los requisitos que marca la ley para la protección de nuestro riquísimo Patrimonio si el PSOE y la Junta hacen una descarada excepción con la Iglesia? Es intolerable en cualquier sociedad moderna este trato desigual, especialmente tratándose de un edificio que ha gozado ayudas públicas millonarias y que genera unos ingresos elevadísimos por la venta de entradas, exentas de impuestos y que no son fiscalizadas de manera alguna. Ni siquiera hablamos de la titularidad, hablamos de la mera igualdad ante la ley, una asignatura pendiente que el PSOE históricamente ha renunciado a buscar frente al poder de la Iglesia Católica”.

Por su parte, Salustiano Luque, coportavoz provincial de EQUO, ha reclamado al Consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, que actúe “de forma inmediata. Este informe no puede caer a la papelera del olvido y la indiferencia. La sociedad andaluza tolera cada vez menos este tipo de favores propios de una estructura caciquil. Es imperativo arrojar luz sobre el comportamiento del Cabildo, de las complicidades de la propia Junta de Andalucía y que la gestión de nuestro principal monumento y símbolo, uno de los motores económicos de la ciudad y la provincia, se haga con criterios modernos y democráticos, sin chanchullos, amiguismos o servidumbres. Es urgente que se cuente con un Plan Director y que no se intervenga en la Mezquita- Catedral sin las preceptivas licencias y salvaguardas.”

EQUO Córdoba reclama, igualmente, una fiscalización apropiada de los ingresos generados por el turismo, así como que la Junta de Andalucía haga públicas sus conclusiones sobre la titularidad, ya que han sido muchos los bienes inmatriculados incorrecta e ilegítimamente en toda Andalucía.

Deja un comentario