La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha afirmado hoy que su partido no establece de entrada «líneas rojas» tras las elecciones del 28 de abril, pero no investirá a Pedro Sánchez (PSOE) si no garantiza «el referéndum de autodeterminación y el final de la represión» contra el independentismo.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de la comisión permanente de ERC, Vilalta ha advertido al actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que «no puede saber si los catalanes desean o no la independencia sin poner las urnas y que se celebre un referéndum de autodeterminación».

«Vemos a los líderes del PSOE dando mensajes siempre en negativo con respecto a Cataluña -ha lamentado la portavoz de ERC-, porque el problema de fondo es que ni ellos ni los partidos de la derecha española tienen un proyecto válido para Cataluña, que no pase por la represión y la imposición de la unidad de España».

En este contexto, Vilalta ha indicado que «Pedro Sánchez y las formaciones de la derecha tienen que saber que no renunciaremos nunca al derecho de autodeterminación de Cataluña» y que ERC «seguirá defendiendo la república catalana como la única forma de conseguir los derechos de nuestro pueblo».

Sobre los acuerdos poselectorales y una posible investidura de Pedro Sánchez, ERC no sitúa «de entrada líneas rojas», pero tampoco dará «cheques en blanco», ha señalado, lo que significa que estará abierta a negociar sobre todo sin restricciones, pero que no investirá a Sánchez «sin un compromiso de convocatoria del referéndum y de que se pondrá fin a la represión».

En esta cuestión del referéndum Vilalta ha marcado distancias también con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y con los comunes, a quienes ha exigido que «sean consecuentes» y que «no ocurra como en la actual legislatura que, una vez pueden condicionar al Gobierno, el referéndum deja de ser una prioridad para ellos».

«Está bien que Podemos defienda el referéndum como el único instrumento democrático que permite una salida política al conflicto, -ha admitido Vilalta- pero esto no sólo deben defenderlo en campaña electoral, sino también después».