ERC ganaría por primera vez unas elecciones generales en Catalunya, según el estudio del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO), el equivalente al CIS de la Generalitat. Los republicanos lograrían 14-15 escaños el 28A, seis o siete más que en las últimas elecciones. En segundo lugar quedaría el PSC con 11-13 escaños, que también lograría un importante avance respecto a los comicios de 2016, donde obtuvo 7 asientos en el Congreso.

Por contra, los ‘comuns’ retrocederían del primer al tercer puesto en las generales, quedándose con 7-9 escaños (de tres a cinco menos que en las generales de hace tres años). También cosecharía un mal resultado JxCat (5-7 diputados, uno o tres menos que en las pasadas generales). Ciudadanos mantendría los cinco diputados que tenía o lograría uno más, mientras que el PP también se hundiría en Catalunya, pasando de los seis escaños actuales a tan solo dos.

Respecto a las elecciones al Parlament, nada nuevo bajo el sol: el independentismo seguiría conservando una mayoría absoluta de un mínimo de 70 escaños –los mismos que ahora– en la Cámara autonómica o incrementarla hasta los 75. No obstante, ERC arrebataría a JxCat la primera plaza en las filas independentistas, pasando de los 32 escaños actuales a una horquilla de 40-43. Los de Puigdemont retrocederían de los 34 diputados a los 22-24, mientras que la CUP pasaría de cuatro a ocho escaños.