En rueda de prensa, el secretario general de ErNE, Roberto Seijo, ha asegurado que el cuerpo de la Ertzaintza «se queda pequeño» frente a los partidos de fútbol donde juegan equipos internacionales, puesto que se requiere un amplio dispositivo de seguridad para cubrir las zonas en las que es propensa la violencia como en bares, alrededor del estadio, en aeropuertos o en hoteles.

«Estos eventos requieren un contingente muy grande de policías porque hay que prever lo peor y hay que estar preparados y la Ertzaintza tiene ahora un 15% menos de efectivos», ha explicado Seijo que ha considerado que la Eurocopa «lo precisa» al ser un evento «donde varios países van a intervenir».

Por eso, ErNE ha solicitado al departamento de seguridad del gobierno de Euskadi más efectivos policiales y ha indicado que este «ha recogido el guante» y le ha prometido que la Eurocopa contará con 350 nuevos efectivos, «voluntarios de otras unidades que no tiene formación ni los materiales y equipación correspondiente» para eventos deportivos; 330 agentes de la Brigada Móvil de la Ertzaintza y ha convocado una nueva promoción de 700 plazas más para mayo de 2019, un mes antes de que comience la competición.

Sin embargo, Seijo ha destacado que «no es suficiente» para garantizar la seguridad durante los diez días que dura la Eurocopa en Bilbao, puesto que esos 1.380 agentes más se tiene que repartir «entre tres turnos» diarios por toda la ciudad. Además, ha insistido en que no sólo se trata del número de agentes sino de «la formación, los medios y los materiales necesarios» para que se asegure tanto la seguridad de los ciudadanos como la de los propios agentes.

Seijo ha resaltado que se van a realizar cursos de formación en septiembre «de dos semanas» de duración y con «un reciclaje continuo de ciclos de trabajo de cinco semanas» hasta la Eurocopa. Pero a su juicio, » se está haciendo de una forma lenta y el tiempo pasa», por eso ha advertido que «prácticamente sólo queda un año» para formar a los agentes.

Además de su solicitud, ha señalado que los gobiernos de los países implicados en los partidos que se van a jugar en Bilbao en junio del 2019 deben realizar «mayores aportaciones» para garantizar la seguridad de sus ciudadanos, al igual que los clubes de fútbol que deben poner «la seguridad como prioridad» y ha recordado que los organismos de fútbol y sus organizadores son «los máximos responsables» de que se mantenga el orden antes, durante y después de los partidos.

PROPUESTAS PARA MAYOR SEGURIDAD EN EL FUTURO

ErNE ha propuesto varias mejoras en la seguridad de cara al futuro para que los eventos deportivos de riesgo se celebren sin incidentes o con un efecto menor. Entre ellas, ha destacado el articular «un sistema de seguridad en los estadios» o la «eliminación del apoyo de los clubes a los grupos hinchas y violentos».

También ha apostado por incrementar «los canales de comunicación entre las policías de los distintos países a través de la EuroCOP e Interpol». Seijo ha destacado la forma de actuación de Reino Unido, que tiene «un sistema de aviso de las personas que tienen antecedentes violentos» en eventos deportivos. «Se mantiene la vigilancia policial sobre esa persona durante el evento y durante sus desplazamientos», ha explicado Seijo.

Desde el sindicato se ha propuesto también establecer «una legislación marco a nivel europeo» para que se aplique de igual forma en todos los países donde compitan equipos internacionales. En este ámbito, han señalado que sería una buena opción incorporar «una ley de riesgos laborales» para los agentes en los momentos de actuación. «Por ejemplo tener ambulancias medicalizadas fuera del estadio», ha especificado Seijo.

Por último, ha señalado que los clubes pueden reforzar la seguridad «identificando a las personas violentas» y proporcionando esa información a los agentes. Otra opción que afecta a los clubes de fútbol sería «poner un copago para el gasto de seguridad y por los daños causados por los aficionados». «En Euskadi ya se determina que los clubes se tienen que hacer cargo pero no hay una normativa de obligado cumplimiento por parte de la FIFA o la UEFA», ha puntualizado Seijo.