Nuria Suárez
Co-portavoz de Recortes Cero


Vivimos estos días bajo el efecto del fracaso del pleno de investidura en el que se ha perdido la oportunidad de formar un gobierno de izquierdas por falta de acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos. Se han frustrado las esperanzas de gran parte de los millones de personas que el 28 de abril se movilizaron para frenar un gobierno de Casado con la participación de VOX. No es sólo que no se haya formado un gobierno progresista, cuestión que ya vivimos en el 2015 y el 2016 sino que se ha dado un “mazazo” a la movilización social que el pasado día 28 frenó a los “chicos de Bannon” en España. Esta es una responsabilidad que los señores Sánchez e Iglesias deben tener muy presente.  Algunos analistas hablan de las desconfianzas creadas entre PSOE y Unidas Podemos pero de lo que hay que hablar primero es del daño hecho a los sectores populares tras el pleno que hemos presenciado.

En el debate de investidura han sobrado las diferencias y los reproches y ha faltado hablar de grandes temas en los que puede haber unidad, en los que PSOE y Unidas Podemos pueden y deben unirse. Ha faltado hablar de la enfermedad y los pacientes y ha sobrado hablar de los problemas que tienen “los médicos”. A mi modo de ver la gran enfermedad que tenemos está clara: una injusta redistribución de la riqueza y la sufrimos los pacientes en forma de recortes, recortes en pensiones, salarios, empleo, derechos sociales, libertades..  España es el cuarto país más rico de la Unión Europea y el cuarto en desigualdad social. Los hechos lo certifican día a día de forma tozuda: cada vez generamos más riqueza pero esta no revierte en el conjunto de la sociedad, sólo en las rentas altas. Redistribuir la riqueza, esta es la cuestión… y esto es por lo que hay que ponerse a trabajar ya!

Estos días, mientras teníamos la vista puesta en el desenlace de la investidura algunos titulares no situaban en la realidad concreta de nuestro país: Mientras Ana Patricia Botín ha hecho públicos los beneficios del Santander haciendo gala que son los mejores de los últimos ocho años, se ha anunciado también la subida de un 6´9 % el precio de la vivienda en el último trimestre. No sé que sube más rápido los beneficios del Santander o el precio de la vivienda, pero es una expresión clara de cómo va el trasvase de la riqueza en nuestro país: de los bolsillos de los trabajadores a la gran banca.

Es imprescindible girar la mirada de las negociaciones y ponerla en los problemas concretos que tienen el país y las personas. Es fundamental ponerse a trabajar para:

Defender el sistema público de pensiones, cuestión que afecta al 90% de la población y de la necesidad de blindarlo constitucionalmente ante las amenazas constantes de los grandes  fondos de inversión.

Es necesario crear un fondo de empleo para reconstruir el modelo productivo de nuestro país.  Es imprescindible porque España en la actualidad es  uno de los países que tiene un mayor índice de paro en la UE y el segundo en paro juvenil.

Urge un plan para abaratar el precio de la vivienda que se está convirtiendo en la principal causa de empobrecimiento de los habitantes de las grandes ciudades, el año pasado fue el año con más deshaucios de la historia de España, un hecho muy doloroso y que ha pasado bastante desapercibido. Y a la vez  es imprescindible un plan de desarrollo productivo para nuestros pueblos que se vacían, la España vaciada de la que tanto se habló en campaña y que hoy se olvida.

Debemos ampliar las libertades  y poner freno a cualquier regresión. Y es especialmente importante ponerse de acuerdo para acabar con la violencia de género con leyes adecuadas y con recursos suficientes, las noticias sobre los asesinatos de mujeres en las últimas semanas son escalofriantes.

Desde la izquierda es imprescindible defender un proyecto de unidad del pueblo de las nacionalidades y regiones de España, de unidad diversa y plural, porque las diferencias culturales, de idioma.. nos enriquecen, no nos dividen. Los que nos dividen y enfrentan son aquellos que están interesados en aumentar su grado de dominación y saqueo sobre nosotros.  Es el momento de no dejar que los “Casado o los Abascal” se apropien de la bandera de la unidad.

PSOE y Unidas Podemos tienen ahora dos meses por delante, tienen una segunda oportunidad que no deben desaprovechar, como han dicho algunos parlamentarios como Joan Baldoví de  forma acertada. No deben ahorrar esfuerzos, ni reuniones, ni mediaciones…

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario