El Gobierno hace una semana que aplicó la bajada del IVA de alimentos básicos como el pan, la pasta, la leche y los huevos por tal de reducir el peso de la inflación para los consumidores. No obstante, la carencia de un sistema de control para que esta se aplique de forma correcta ha hecho que los resultados sean abismalmente decepcionantes.

En concreto, en los últimos tres meses, se han registrado aumentos de precios de hasta un 60% en productos que no han bajado por la rebaja del IVA. Según una referencia de precios realizada por El Independiente “la leche y el aceite son los productos básicos que más están sufriendo el impacto de la inflación”.

“La leche de un litro de la marca Pascual ha pasado en varias cadenas de costar 1,09 euros en septiembre a 1,29 este mes de enero, lo que supone un incremento del 18%. Las de marca propia también han incrementado sus precios, pasando la de Mercadona de 0,78 euros a 0,91 en estos tres últimos meses (+16,7%)”, apuntan desde el digital.

En concreto, “la botella de 1 litro de aceite de oliva virgen extra de la marca Carbonell ha visto incrementado su precio un 25% en superficies como Carrefour, donde ha pasado de costar 6,95 euros a 8,69. Gracias a una oferta puntual, en Alcampo se puede encontrar a 5,71 euros”.

Se abre de este modo la disyuntiva sobre el control de los precios, reflejada desde un lado el planteamiento de la bancada morada, planteamiento rechazado por las asociaciones del sector.

Por su parte, las patronales del comercio aseguran que estos precios se marcan según la oferta y la demanda.

En una publicación de Twitter basada en datos de la OCU se refleja que “Mercadona y Día son los supermercados que más han encarecido sus precios”. “Es la mayor subida en 34 años, mejor no dejarse llevar por la inercia y cambiar de supermercado”, concluye la usuaria de la publicación.

DEJA UNA RESPUESTA