Coincidiendo con el encuentro de la Plataforma de Regiones Mineras en Transición el 12-13 de julio en Bruselas, Los Verdes Europeos presentan el informe “Phasing-out Coal, Reinventing European Regions” con el que quieren reivindicar la necesidad de emplear de forma correcta los fondos europeos para acometer una transición ecológica, justa y real en las cuencas mineras.

El informe encargado por el grupo verde y elaborado por el Wuppertal Institute for Climate, Environment and Energy, evalúa la transformación de las principales regiones mineras de Europa y la forma en que los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos se utilizan en cada región, demostrando que, en el caso de Aragón, no ha habido ni un solo proyecto aprobado con cargo a los fondos económicos que destina Europa: el Programa Operativo Fondo Social Europeo, el FSE o las ayudas FEDER.

El eurodiputado de EQUO en Los Verdes/ ALE, Florent Marcellesi, ha declarado:

El informe muestra con claridad que la transición más allá del carbón no es hoy una cuestión de dinero. La transición justa y ecológica hacia una sociedad sin carbón es cuestión ante todo de visión política y social. Una vez establecido con claridad el objetivo a largo plazo de una economía descarbonizada, existen fondos disponibles para poner en marcha las alternativas limpias, innovadoras y generadoras de empleo verde. Al mismo tiempo es necesario orientar de forma estructural los fondos existentes hacia la transición justa y la sostenibilidad. Es una prioridad para las cuencas mineras, su gente y su futuro.”

El caso de Aragón es representativo, donde desde 1998 se han gastado 350 millones en euros en subvenciones a las comarcas mineras aragonesas, para pagar a empresas que no han generado empleos, para proyectos fallidos o para 18 polígonos industriales de los cuales 10 están cerrados. En la misma línea, no existe ningún proyecto aprobado en Aragón con cargo a los 200 millones disponibles de los Fondos Sociales Europeos y FEDER para el periodo 2014-2020.

Marcellesi prosigue: “Por tanto es estrictamente necesario que la UE desempeñe un papel que facilite la transición justa y ecológica. Tiene que promover el fin de la extracción y la quema del carbón en todos los países de la UE, reduciendo los impactos del cambio de modelo en los territorios históricamente dependientes de las energías fósiles, y empleando todos los recursos políticos y económicos a su alcance que ayuden a las regiones mineras a adaptarse al nuevo mundo basado en la energía limpia, la participación ciudadanía y la identidad del territorio.

Deja un comentario