El tenor Plácido Domingo acosó sexualmente a mujeres y abusó de su poder cuando ocupaba la dirección de la Ópera Nacional de Washington y la de Los Ángeles. A esta conclusión ha llegado la investigación del sindicato estadounidense que representa a los artistas de ópera ha concluido, tal y como informa este martes The Associated Press.

El músico español ha pedido perdón por «el dolor» que les causó y ha asegurado que acepta «toda la responsabilidad» por las acciones denunciadas en los últimos meses. Domingo ha mostrado su respeto por sus compañeras de profesión, que en agosto de 2019 «se sintieron lo suficientemente cómodas para hablar» de lo ocurrido. «Entiendo ahora que alguna de esas mujeres pudieran tener miedo para expresarse honestamente porque les preocupaba que sus carreras se vieran afectadas», ha reconocido.

Domingo desarrolló un claro patrón de conducta sexual inapropiada y abuso de poder durante al menos dos décadas, según las fuentes consultadas por The Associated Press bajo condición de anonimato.

Los abogados entrevistaron a 55 personas entre el pasado mes de septiembre y finales de diciembre. 27 dijeron haber experimentado o presenciado un comportamiento sexualmente inapropiado por parte de Domingo en los años noventa y 2000 y otras 12 dijeron que estaban al tanto de la reputación de la estrella y que era algo conocido en las compañías.

Domingo lo había negado todo

Domingo llegó a negar todas las acusaciones asegurando que «el abuso» de su posición directiva dentro de la estructura administrativa de las Óperas de Washington y de Los Ángeles donde trabajó era «tan imposible como inconcebible».

«Los muchos que sí me han tratado saben que yo nunca me he comportado del modo acosador, agresivo y vulgar como en el que me han acusado», defendió el artista el pasado mes de noviembre, alegando que, al cabo de más de medio siglo de vida pública la gente le «debería conocer de sobra».