El nuevo modelo económico y social de la llamada economía “circular”, que tiene en cuenta aspectos como el medio ambiente y la sostenibilidad para optimizar los stocks y los flujos de materias primas, energía y resíduos, nace frente a la actual estructura “lineal” basada en la fabricación de productos o servicios, su utilización y posterior desecho. El curso “Economía circular y colaborativa: dos caras de la nueva economía”, que se celebra del 4 al 6 de julio en San Lorenzo de El Escorial organizado conjuntamente por UGT-Madrid y Ecoembes, está poniendo sobre la mesa de debate los principios de esta nueva economía y sus posibilidades de implantación en España y en la UE.

 

Los partidarios de los nuevos modelos económicos aseguran que con su aplicación se generarán numerosos beneficios para el sistema productivo. Así, con estas estrategias se reducirá el uso de recursos y la producción de residuos limitando el consumo de energía, además de la aparición de nuevas oportunidades empresariales acompañadas de más empleo de calidad. Asimismo, con la atención especial en la protección medioambiental se reducirán los impactos en el cambio climático, se impulsará la competitividad reduciendo el riesgo de la escasez de recursos y se contribuirá a la seguridad de los suministros y a la reindustrialización.

Ana García, Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, ha reclamado “una regulación legal para las plataformas digitales y la mal llamada economía colaborativa, que está aumentando el empleo precario, la desregulación laboral y los malos salarios”.

Hay cambios en el mercado de trabajo, y el uso de las nuevas tecnologías ha influido de forma negativa en el mercado de trabajo, ya que se han creado plataformas digitales donde se intercambian bienes y servicios que camuflan relaciones laborales fraudulentas, como ya han sentenciado varios tribunales”, comentó García.

En este sentido, ha considerado que “se está creando empleo precario, con malas condiciones de trabajo. Las personas que están en estas plataformas digitales están totalmente abandonadas, sin derechos, se les obliga a estar conectados permanentemente, 24 horas al día; hasta que no entregan el paquete no les pagan; y no nos damos cuenta que por debajo están estas plataformas se esconde un sistema que está esclavizando a los trabajadores y las trabajadoras”.

Economía circular con una transición justa

En contraposición, la Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT ha puesto sobre la mesa la economía circular, a pesar de que el borrador de la estrategia “que se presentó en febrero del año pasado es muy poco ambicioso porque no habla ni de empleo ni de transición ni de lo que va a venir”.

Sabemos que tenemos que desechar el modelo lineal, el de recojo los recursos, transformo, utilizo, y lo desecho”, ha asegurado, “y no se puede seguir así porque los recursos son finitos. Tenemos que ir a esa economía circular donde el ecodiseño tenga importancia, donde reutilicemos al máximo, reciclemos, etc… En ese ciclo se van a generar yacimientos de empleo, se va a transformar el empleo, y desde UGT exigimos que haya una transición justa, que haya formación para los trabajadores, y que haya capacitación, que nadie se quede atrás”.

En este sentido, ha considerado que “los retos que tenemos por delante en cuanto al mercado de trabajo son la digitalización y el cambio climático. Dentro del cambio climático, donde tenemos que luchar sí o sí, tenemos la economía circular para ir en esa línea, pero es fundamental que se garantice el empleo de los trabajadores y trabajadoras y que no se quede nadie atrás. Me parece fundamental unir dos espacios, como son el académico y el mundo del trabajo, y poder debatir sobre esto”.

Deja un comentario