Turquía ha expandido su presencia en África en las últimas dos décadas hasta contar con 44 embajadas. El Gobierno de Erdoğan ha construido vínculos políticos y económicos mediante ayuda humanitaria y cofradías islámicas para estrechar lazos religiosos. Ankara compite ahora con países del Golfo para ser un aliado del continente diferenciado de Europa y China.

“Los africanos son hermanos con quienes compartimos destino. Nos acercamos a ellos no con intereses políticos o partidistas, como otros, sino desde una perspectiva humana y consciente”. El presidente de Turquía, Recep Tayip Erdoğan, hizo su última visita oficial a África el pasado 28 de enero de 2020. En su discurso marcó las líneas de la estrategia turca en el continente: mostrarse como un verdadero aliado, desmarcado de los antiguos poderes coloniales y de socios lejanos como China o Estados Unidos.

No obstante, Turquía también tiene intereses políticos y económicos en África. En su viaje a Senegal en 2020, Erdoğan visitó algunos de los veintinueve proyectos firmados por el país con empresas turcas por 750 millones de dólares, como el Aeropuerto Internacional Blaise Diagne o el Dakar Arena. El presidente turco ha viajado a veintisiete países africanos desde 2009 y es el líder no africano con más visitas oficiales en el continente. Gracias a estos esfuerzos, Turquía ha pasado de tener doce embajadas en África en 2009 a 44 en 2021, ha incrementado su inversión de cien millones de dólares en 2003 a 6.500 millones en la actualidad y ha quintuplicado el comercio en ese periodo, ha…

Si quieres seguir leyendo este artículo, suscríbete a EOM. Lo que pasa en el mundo te afecta; comprenderlo es más necesario que nunca.

Suscríbete por solo 5€ al mes

Fuente: El Orden Mundial

DEJA UNA RESPUESTA