Este jueves, el Observatorio de Vivienda y Suelo, dependiente del Ministerio de Transportes ha presentado un Boletín especial sobre Vivienda Social que analiza la situación del alquiler social en España en los últimos 40 años en los municipios de más de 20.000 habitantes.

Según el boletín en el que se recogen datos del Gobierno, de las administraciones autónomas y locales y estadísticas de Eurostat, solo el 1,6% del parque de vivienda de España está destinado a alquileres asequibles frente al 30% de Holanda o el 17% de Francia.

Se han contabilizado en torno a 290.000 destinadas a alquiler social, de las cuales 180.000 pertenecen a las comunidades autónomas y 110.000 a los ayuntamientos.

De todas las viviendas construidas en los últimos 40 años, el 21,6% ha tenido la consideración de «vivienda protegida», pero con el tiempo la mayoría terminaron en el mercado de vivienda libre al existir la opción a compra o traspasadas masivamente a fondos buitre o de capital riesgo.

La vivienda protegida tuvo una gran importancia en los años 80, hasta incluso suponer un 67,2% en 1987. Pero el porcentaje de vivienda protegida sufrió una caída notable hasta situarse en el 8,1% en 2003 y el 7,2% en 2002. Coincidiendo con el inicio del «boom inmobiliario» se disparó hasta el 40% y en los dos últimos años ha caído hasta el 8%.

Eurostat considera que España tiene un 2,5% de alquileres sociales y no un 1,6% porque incluye otros tipos de vivienda, como las que pertenecen a Cáritas y a otras oenegés del llamado Tercer Sector, así como las casas cuartel de la Guardia Civil o edificios del Ejército.

Este 2,5% sitúa a España en el ámbito de la Unión Europea por delante de Chipre, Lituania, Letonia, Malta, Rumanía y Grecia y en el entorno de países como Bulgaria (2,5%), Portugal (2%) o Eslovaquia (3%).

La media europea se sitúa en el 9,3%, muy por delante de España. Alemania roza el 4%, Austria tiene un parque de alquileres sociales del 24% del total, República Checa del 9,4%, Dinamarca supera el 20%, Finlandia el 13%, Francia 16,8%, Suecia del 19% y Países Bajos del 30%.

También España se encuentra a la cola en cuanto al gasto medio por habitante entre los años 2007 y 2017. España gastó una media de 35,4 euros frente a los casi 150 euros de la media europea. Reino Unido gastó 439 euros por habitante, Dinamarca 311 euros, Irlanda 250 euros, Luxemburgo 253 euros, Alemania 204 euros, Finlandia 208 euros, Suecia 187 y Países Bajos 155.

El secretario general de Agenda Urbana y Vivienda, David Lucas, ha señalado en la presentación del boletín este jueves que: «Tenemos analizada la situación y a partir de ahora contamos con proyectos para incentivar el alquiler social. Con el Plan 20.000, queremos hacer 20.000 viviendas ya localizadas».

Además ha indicado que el ministro José Luis Ábalos ha presentado este jueves la nueva Operación Campamento, un proyecto urbanístico al suroeste de Madrid capital en el cual el 60% de las viviendas van a ser arrendamientos asequibles.

El ministro ha aprovechado la presentación del Boletín Especial del Observatorio de Vivienda Social para anunciar que este viernes se abrirá el trámite de consulta pública del proyecto de Ley Estatal por el Derecho a la Vivienda.

Entre los objetivos de este proyecto de Ley se encuentran la regulación de las políticas de vivienda como servicio público de interés general, el blindaje de la función social de la vivienda o promover el desarrollo de los parques públicos de vivienda estable.

«En los últimos años, hemos podido ver cómo se abandonaba la política de vivienda social en España y se daba marcha atrás. Se han vendido viviendas a fondos, anulando su carácter social. Esto no puede volver a ocurrir», ha señalado Ábalos.