El secretario de Estado para la UE, Luis Marco Aguiriano, y el embajador de Francia en España, Fernando Carderera, han mantenido este lunes un encuentro en la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores en el que han compartido su rechazo firme a este manifiesto bajo el título ‘Por el respeto a los derechos fundamentales en Cataluña’.

Según han destacado, el manifiesto suscrito por los senadores franceses «revela un alarmante nivel de desinformación de los senadores firmantes sobre la realidad española, y en concreto sobre Cataluña».

Un total de 41 senadores franceses, pertenecientes a distintos grupos políticos, han firmado un texto en el que denuncian la «represión» que, a su juicio, sufren «electos legítimos» y «representantes políticos de la Generalitat de Cataluña» que están encarcelados o «forzados al exilio por sus opiniones en el ejercicio del mandato que les han confiado sus electores».

Los firmantes son, en su mayoría, comunistas y socialistas, pero también centristas, ‘republicanos’ (el antiguo partido de Nicolas Sarkozy) y de La República en Marcha, la formación que da apoyo a Macron. Es el caso de André Gattolin, que ha difundido el texto en su blog del medio digital ‘Mediapart’. El Senado francés tiene un total de 348 miembros.

Por su parte, el Gobierno de Pedro Sánchez ha reafirmado que «España es una democracia plena con división de poderes en la que los derechos y libertades fundamentales, incluido el derecho a un juicio justo e imparcial, están garantizados».

Ante este manifiesto, el Gobierno de Emmanuel Macron ha reafirmado su apoyo «a la unidad y la integridad de España». «Francia reitera su apego constante al respeto del marco constitucional de España. Es en este marco, que es el del Estado de Derecho, en el que debe plantearse el asunto de Cataluña», según una declaración de la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores francés.

Por su parte, la ministra, Nathalie Loiseau, ha escrito en Twitter que la posición de su Gobierno sobre Cataluña pasa por el «estricto respeto de las normas constitucionales españolas». Cataluña, ha dicho, es un asunto que «es responsabilidad de España, que es un Estado de Derecho, en el que nadie, incluso si es parlamentario francés, tiene que interferir».

«No corresponde a Francia inmiscuirse en procedimientos judiciales en curso», ha dicho también la portavoz de su Ministerio. También ha expresado la «plena confianza» en la capacidad de la democracia española de llevar adelante un «diálogo político tranquilo, respetuoso de la legalidad constitucional y del Estado de Derecho».

Y ha añadido que, en un momento en el que el «espíritu de unidad y de solidaridad» debe guiar a los países para relanzar el proyecto europeo, «las autoridades francesas recuerdan su apoyo a una España fuerte y unida y su pleno apoyo a las autoridades españolas».