El estado de alarma llega a su fin y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, lo ha despedido desde La Moncloa. Nuestro país vuelve a abrir sus fronteras a los demás estados miembros de la Unión Europea excepto a Portugal, para el que prefirió esperar hasta 1° de julio, mes en el que está previsto que las fronteras queden abiertas para los países que no forman parte de la UE. Se celebrará un acto entre España y Portugal para celebrar la apertura de fronteras. 

La Organización Mundial de la Saludad ha advertido que la pandemia de coronavirus se está acelerando y comienza a entrar en una fase peligrosa después de que se hayan registrado 150.000 en todo el mundo en 24 horas, sin embargo, a los turistas extranjeros que ingresen a territorio español ya no se les recomendará realizar el confinamiento de 14 días que venía siendo una constante.

Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores de España, confirmó a la BBC que a los ciudadanos británicos se les permitirá ingresar libremente al país, sin la necesidad de aislarse. Según señala el medio, esta decisión se había tomado «por respeto» a los 400,000 británicos que tienen segundas residencias en España.

Se trata de una medida muy laxa para los ciudadanos británicos que choca contra las propias reglas de Gran Bretaña, que establecen que cualquier persona que regrese o ingrese al Reino Unido todavía tiene que aislarse durante 14 días. La difusión de los últimos registros resultó alarmante porque en las últimas 24 horas fueron contabilizadas 128 muertes y 1.295 contagios, según informó el Ministerio británico de Sanidad. En total, ya son 42.589 los fallecimientos confirmados por COVID-19 y 303.110 los infectados.