El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, afirmó hoy que el Gobierno se opone «por principios» a la activación del título III de la ley Helms-Burton, que permitiría reclamar ante tribunales de EE.UU. propiedades en Cuba que fueron expropiadas tras la Revolución Cubana.

Borrell transmitió hoy al secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, la oposición de España a la activación de esa medida legal que endurece el embargo a Cuba y que se mantiene suspendida desde su creación en 1996, según dijo el titular español de Exteriores a la prensa a la salida de su reunión.