España y Kazajistán reforzaron hoy su compromiso de seguir trabajando para mejorar el clima empresarial entre ambos países en un encuentro bilateral celebrado en la sede de la Cámara de Comercio de España, en Madrid.

«Tanto España como Kazajistán son dos economías que crecen de forma muy importante en años recientes, con buenas perspectivas también para este año, cada vez más abiertas y con un mayor interés en fomentar el comercio internacional», dijo la Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez.

Al acto también asistió el embajador de Kazajistán en España, Konstantin Zhigalov, y el Viceministro kazajo de Asuntos Exteriores, Yermek Kosherbáyev, cuyo ministerio tiene desde diciembre como misión principal impulsar la inversión extranjera en Kazajistán.

«Es muy razonable emplear el potencial de las embajadas, especialmente en lo que se refiere a atraer inversión del exterior», dijo a EFE Kosherbáyev.

«Ellas (las embajadas) deben ser esas ventanas para los inversores a los que les gustaría venir a Kazajistán», añadió.

El viceministro kazajo destacó la excelente relación diplomática entre los dos países y el interés de Kazajistán en el potencial tecnológico de España, cuyas empresas ya tienen cada vez mayor presencia en los sectores de infraestructuras de transporte, las energías renovables, la gestión de residuos urbanos, el farmacéutico o la agroindustria.

Según la secretaria de estado de comercio, las exportaciones españolas en el país centro asiático alcanzaron los 120 millones de euros en 2018, mientras que las importaciones se situaron en 2.100 millones.

«Importamos crudo de Kazajistán y exportamos productos de alto valor añadido, pero todavía los números son inferiores a lo que el dinamismo de nuestras economías podría indicar», dijo Méndez.

El pasado mes de septiembre, España y Kazajistán firmaron dos memorandos de cooperación financiera, entre el organismo estatal kazajo Baiterek Holding y la Secretaría de Estado de Comercio de España y Cofides, que marcaron un nuevo rumbo en la cooperación económica entre ambos países.

Al mismo tiempo, Kazajistán es el único país de la región centro asiática que ha firmado un acuerdo de segunda generación con la Unión Europea (UE), lo que refuerza su papel como primer socio comercial.