Sergio Pérez y Adelf Morales serían entrevistados para un publirreportaje de El Español, donde estos soltarían perlas de alto copete contra los trabajadores, que «no quieren trabajar».

 «No hay ambición ni ganas de trabajar», se quejaban e incluso uno de ellos aseguraba haber realizado hasta la fecha 65 entrevistas de trabajo, pero «en lugar de querer aprender y aprovechar oportunidades, la gente pregunta por el sueldo y por si librará el fin de semana”, concluía.

1214499

En varias ocasiones en redes sociales fueron cuestionados sobre las condiciones laborales en sus respectivos restaurantes, tal y como hizo el periodista Antonio Maestre.

«He hablado con Adelf Morales. No es broma lo que os voy a contar. Me ha dicho que él no sabe cuánto se paga ni cuáles son las condiciones que ofrece a los trabajadores. Que hable con su asesor. Me ha dado el teléfono de su asesor», contaba posteriormente.

«El caso es que después de dos llamadas y varios mensajes el empresario no ha querido darme cuáles eran las condiciones de trabajo que ofrecía. Se ha negado en rotundo a dármelas pero dice que son muy buenas. Que le creamos», continuaba.

«Quieren meter mierda sobre los trabajadores y se ofenden cuando hay periodistas que miramos por la clase obrera y lo único que hacemos es no dejarnos engañar. Siempre que tenga tiempo haré lo mismo cada vez que vea estas bazofias de artículos contra los trabajadores», sentenciaba Maestre.

¿Cuáles eran las condiciones laborales?

Tras esta intentona de Maestre el abogado Víctor Llanos resumía lo ocurrido y encontraba una nómina que había adjuntado desde la cuenta de Topik Restaurant de Adelf Morales:

Imagen

Tras un minucioso análisis Llanos llegaba a la conclusión de que «no se cumple el Convenio Colectivo»:

Esta, al parecer, es una nómina en simulación, pero tras los ataques, tanto el gerente del local como la cuenta del restaurante han cerrado las cuentas de Twitter, por lo que se hará difícil descubrir el desenlace de la trama.

El día menos acertado para faltar a los trabajadores

Desde el Topik Restaurant se lanzaban, antes de recoger cable, a la carga sin tapujos:

Imagen

Pero tampoco surtiría efecto. El periodista de La Marea, Dani Domínguez, expresaba rotundamente la situación: «Insultas a más de 3 millones de personas desempleadas llamándoles vagos y vividores, te inventas una supuesta nómina que es más falsas que un billete de 30 euros y encima de haces la víctima. Tela».

Y es que tampoco eligieron un buen día para semejante publirreportaje desinformado, «publicar un artículo llamando vagos a los desempleados el día en el que se conoce que el paro baja por primera vez en un mes de octubre tras 46 años después de varias subidas consecutivas del salario mínimo, es de ser muy torpe», sentenciaba Domínguez.

1 Comentario

  1. QUE TRABAJE RITA.
    Es evidente que la base principal de la eliminación de puestos de trabajo se debe a que las jornadas laborales, siguen siendo las mismas que se consiguieron a últimos del siglo XVIII, y en muchos casos, anteriores. Así, proporcionar faena a toda la gente parada o, ni siquiera ir reduciendo el paro, es imposible. Todo lo que inventen, trabajo que no sirve nada más que para fastidiar al ecosistema y crear problemas a la humanidad.
    Tengamos presente cómo, nuestros antepasados, mostraban su sensatez y solidaridad luchando por reducir la jornada laboral, razonando y movilizándose para que las nuevas máquinas y medios de producción no les expulsaran al basurero del paro, aspirando, a ganar tiempo de descanso y esparcimiento.
    Algo tan obvio como: descubrimos y avanzamos, luego hemos de vivir mejor. Cosa que es totalmente posible; se trata de encontrar las formas para que la clase obrera lo comprenda, lo haga suyo y luche por ello. Justamente, esta lógica indiscutible del reparto del esfuerzo, (olvidada por la clase obrera), el sistema capitalista la hace suya allí donde le conviene y la aplica desde su interés de clase.
    De tal modo que, a un sector considerable, en número de trabajadores y trabajadoras, les impone un modelo de reducción de jornada y tiempo de contrato, a nivel diario como temporal, remunerándoles según el tiempo que trabajan y en momentos que más falta hacen: es lo que hemos llamado trabajo precario, contratos basura, etc. Luego una misma persona “compite” tratando de ocupar varios empleos, cerrando el paso a otras personas, para poder subsistir.
    El capitalismo ha inventado desde la propaganda consumista, la modificación permanente de los productos (modas), pasando por su elaboración defectuosa y condicionada para que se deterioren pronto y no puedan ser reparados.
    Todo y así, siendo su enfermedad incurable, (mientras ostenten el control globalizado de la política y la economía) seguirá encontrando pasadizos por donde escapar y, trasvasando su metástasis a la clase obrera, si esta, y sus organizaciones, no son capaces de confrontarle alternativas, (teoría revolucionaria) que organicen, y movilicen, tapándole las salidas.
    TRABAJAR MENOS PARA TRABAJAR TODOS. TRABAJAR TODOS PARA TRABAJAR MENOS.

    Publicado por la Asamblea de Vallekas por la Huelga General en 2014, tras la realización de 2 huelgas generales en 2012 y las Marchas por la Dignidad en 2.013.
    Entonces se realizaban mas de 5 millones de horas extras a la semana, el equivalente a más de 100.000 puestos de trabajo, y el 43% no las pagaban. Siendo el sector hostelero de los que más irregularidades cometen y que menos pagan.
    El hostelero parece usar un discurso no actualizado.

DEJA UNA RESPUESTA