Un espontáneo ha saltado al campo en el minuto 50 durante el partido Portugal-Uruguay en el Mundial de Qatar con una bandera arcoíris para reivindicar los derechos del colectivo LGTBI.

El hombre también llevaba una camiseta con el logo de Superman en la que se podía leer «Save Ukraine» (salvad a Ucrania) en la parte delantera y «Respect for Iranian woman» (respeto a las mujeres iraníes) en la parte trasera.

Su gesto cobra especial significado por producirse en Qatar, un país que no respeta los derechos humanos y menos aún los de la comunidad representada por el protagonista. Las relaciones entre personas del mismo sexo están prohibidas en el país de Emiratos Árabes.

Un espontáneo salta al terreno de juego durante el partido Portugal-Uruguay en Qatar con una bandera LGTBI y una camiseta reivindicativa / Imagen: EFE
Un espontáneo salta al terreno de juego durante el partido Portugal-Uruguay en Qatar con una bandera LGTBI y una camiseta reivindicativa / Imagen: EFE

El árbitro, Alireza Faghani, ha parado el encuentro y, un minuto después, el partido se ha reanudado. Entre tres miembros de seguridad han detenido al protagonista, que había soltado la bandera sobre el césped. Ha sido Faghani, que precisamente es iraní, el que la ha recogido y la ha sacado fuera del campo.

La imagen ha sido vetada por la realización oficial como viene ocurriendo desde hace años cuando alguien salta al campo, pero no ha pasado inadvertida para los móviles de los miles de aficionados presentes en el estadio de Lusail, escenario de la gran final.

El hombre ha sido identificado como Mario Ferri, según la prensa italiana, un aficionado italiano conocido como ‘Il Falco’ (el Halcón) y que ya había realizado protestas similares en otros mundiales, como el de Brasil de 2014, cuando irrumpió en el campo con una camiseta con el mensaje «salven a los niños de las favelas». Ahora se enfrenta a severos castigos por una acción más que incómoda en pleno Qatar.

Aunque las autoridades del país afirmaron que «todo el mundo sería bienvenido» al Mundial y que este tipo de símbolos serían permitidos, hace solo unos días se prohibió el paso a algunos aficionados de Gales por portar sombreros con los colores del arcoíris.

Algunas selecciones también quisieron portar la bandera LGTBI en sus brazaletes, pero la FIFA avisó de que habrían sanciones. Las amenazas por parte de la FIFA iban más allá del terreno económico y traspasaban al deportivo, con la posibilidad de que los jugadores con el brazalete fueran amonestados.

DEJA UNA RESPUESTA