Stella Moris, pareja de Julian Assange, ha denunciado el trato abusivo que está recibiendo el fundador de WikiLeaks en la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, en Londres.

«Cada día a Julian lo despiertan a las 5 de la mañana, lo esposan, lo meten en celdas de detención, lo desnudan y someten a rayos X. Lo transportan ante el tribunal durante 1,5 horas en lo que parece un ataúd vertical en una furgoneta claustrofóbica. Está en una caja de cristal al fondo del tribunal desde la que no puede consultar a sus abogados adecuadamente», publicó Morris a través de su cuenta de Twitter.

El periodista, como ya es sabido, se encuentra detenido y afronta cadena perpetua por filtrar registros de acciones de guerra de Estados Unidos en Irak y Afganistán, además de archivos de la cárcel de Guantánamo. 175 años de cárcel por 18 cargo es lo que presenta en su contra la justicia norteamericana.

Durante el proceso vigente, la pareja de Assange también ha denunció que además de que este no puede comunicarse con sus abogados de manera fluida desde esa «caja de cristal» en la que lo encierran durante las audiencias, también se le impiden o imposibilitan desde las visitas a las llamadas telefónicas.