lunes, julio 4, 2022
Estados Unidos cuestiona la salud mental de Assange e insiste en su...

Estados Unidos cuestiona la salud mental de Assange e insiste en su extradición

La abogada que representa a EEUU, Clair Dobbin, informó que Assange no tiene un historial de querer lesionarse y "nunca ha sufrido del tipo de condición de salud mental" que "le privase de la capacidad" de tomar decisiones racionales

Este miércoles, el gobierno estadounidense consideró ante el Tribunal Superior de Londres que el fundador de WikiLeaks, el periodista australiano Julian Assange, no está «tan enfermo» como para querer suicidarse si es extraditado a Estados Unidos, país que lo requiere por cargos de presunto espionaje. El juez ha comunicado que el juicio de apelación de EEUU se celebrará el 27 y 28 de octubre próximo en el Tribunal Superior de Londres.

Assange compareció ante la corte londinense por videoconferencia desde la prisión de alta seguridad de Belmarsh, al este de la capital británica, donde permanece desde 2019. Assange fue detenido por la policía británica en abril de 2019 después de que el gobierno de Ecuador le retirara su asilo diplomático en la embajada ecuatoriana de Londres, donde vivía refugiado desde 2012 por miedo a ser extraditado a Estados Unidos.

La justicia estadounidense lo acusa de espionaje por difundir en 2010 más de 700 mil documentos clasificados sobre las actividades militares y diplomáticas, sobre todo en Irak y Afganistán, que revelaron actos de tortura, muertes de civiles y otros abusos.

Los abogados estadounidenses entienden que las pruebas presentadas por la defensa de Assange, quien permanece recluido en una cárcel de máxima seguridad del Reino Unido acusado de difundir documentos clasificados, no se basan en su actual estado de salud sino en cómo podría evolucionar.

Estados Unidos cuestiona la salud mental de Assange e insiste en su extradición
Estados Unidos cuestiona la salud mental de Assange e insiste en su extradición

La abogada que representa a EEUU, Clair Dobbin, informó que Assange no tiene un historial de querer lesionarse y «nunca ha sufrido del tipo de condición de salud mental» que «le privase de la capacidad» de tomar decisiones racionales.

También ha considerado necesario evaluar la salud mental de Assange, puesto que éste hizo todo lo posible por evitar la extradición. «Estaba dispuesto a violar la ley y ningún coste fue demasiado grande, tanto en término de costes policiales por estar en la embajada (de Ecuador en Londres) y por supuesto el coste personal», ha dicho la abogada.

La victoria que Assange se anotaba hace dos meses ha quedado neutralizada después de que la misma jueza, que en junio daba crédito al informe psiquiátrico que alertaba de las nefastas consecuencias de enviarlo a Estados Unidos para un juicio, amparase paralelamente la opinión de Estados Unidos de que sus actividades iban más allá del mero ejercicio del periodismo.

En opinión del juez Timothy Holroyde se había otorgado demasiada importancia al dictamen psiquiátrico, por lo que la clave de la disputa se centra ahora en el dossier presentado por el psiquiatra Michael Kopelman, quien en septiembre de 2020, durante el juicio de extradición de Assange, informó que el periodista presentaba un comportamiento suicida que podría potenciarse si su extradición fuese aceptada.

El pasado mes de enero la jueza de distrito Vanessa Baraitser decidía no extraditar a Julian Assange, sobre el que pesan 18 cargos por espionaje e intrusión informática que pueden suponer hasta 175 años de cárcel en EE.UU.

La jueza rechazaba la extradición por el riesgo a la salud que supondría para Assange, pero señalaba que el derecho a la libertad de expresión no proporciona «una discreción sin límites al señor Assange para decidir lo que va a publicar». «Esta acusación se limita a cables que contienen nombres de informantes. En Reino Unido, Assange no estaría protegido por las leyes de libertad de expresión», ha añadido, según ha recogido The Assange Defense Committee.

Stella Moris acusa a EEUU de prolongar arbitrariamente el encarcelamiento de Assange

En la puerta del tribunal, Stella Moris, pareja y madre de dos hijos de Assange, ha cargado contra el Gobierno de EEUU por «prolongar arbitrariamente» su encarcelamiento, tal y como recoge elDiario.es.

«El Gobierno estadounidense está explotando los injustos acuerdos de extradición entre EEUU y el Reino Unido para prolongar arbitrariamente su encarcelamiento, el encarcelamiento de un hombre inocente acusado de ejercer el periodismo», ha señalado Moris antes de entrar al tribunal.

Además, un centenar de personas se han congregado a las puertas del Tribunal Superior para defender a Assange ante un caso judicial que ven como una contienda entre la «libertad» y las «mentiras».

Con megáfonos e instrumentos de percusión, los manifestantes lanzaron proclamas en contra de la extradición del fundador de Wikileaks y criticaron al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, por querer «encarcelar a la libertad de prensa».
A la protesta acudió también el exlíder laborista Jeremy Corbyn, que se dirigió a los presentes en un discurso en el que mostró su apoyo a Assange y al trabajo que ha hecho «revelando las verdades sobre la prisión de Guantánamo, la guerra de Irak y la toma de decisiones de las fuerzas armadas estadounidenses».
«Tenemos un primer ministro que es periodista (Boris Johnson); él mismo tendría que entender la importancia del caso de Julian Assange y debería asegurarse de que le decimos muy firmemente al Gobierno de EE.UU. ‘retirad los cargos y liberad a Assange'», señaló Corbyn en declaraciones a la prensa.

DEJA UNA RESPUESTA