Un automóvil explotó hoy en el municipio mexicano de Acapulco, presuntamente al estallar una bombona de gas dispuesta en su interior para que eso ocurriera, y causó daños a otros seis vehículos pero no víctimas.

Del incidente informó el Gobierno del estado de Guerrero, en el sur de México y al que pertenece Acapulco.

La explosión, ocurrida en una zona rural, se derivo «de la explosión de un tanque (bombona) de gas, el cual habría sido manipulado previamente para el incidente», dijo el portavoz del Grupo de Coordinación Guerrero, Roberto Álvarez.

En un comunicado en el que se refirió a las opiniones de peritos de la Fiscalía General del estado, Álvarez confirmó el incidente, que atribuyó a «una detonación de un artefacto dentro de un vehículo».

Nada más ocurrir la explosión, el fiscal general de Guerrero, Jorge Zuriel de los Santos Barrila, y el secretario de seguridad pública estatal, David Portillo Menchaca, se presentaron en el lugar del suceso para asistir en las diligencias legales y participar en la investigación del caso.

El Gobierno mexicano ordenó de inmediato el despliegue de fuerzas del Ejército, y de las policías federal y estatal, para poner en marcha la búsqueda de los presuntos responsables de los hechos.

Asimismo, se tomaron medidas para proteger a los ciudadanos en la zona de la explosión.

Según testigos presenciales, el vehículo estalló frente a una presunta instalación de la Policía Comunitaria de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero en Xaltianguis (UPOEG).

Xaltiaguis se localiza a unos 40 kilómetros de Acapulco, el principal destino turístico del estado de Guerrero y una de las ciudades de México con los más altos índices de violencia.

Precisamente en un mercado de la ciudad portuaria de Acapulco se produjo este mismo miércoles la explosión de otro tanque de gas que ocasionó daños materiales en vehículos y viviendas.