viernes, octubre 7, 2022
Estrasburgo debe decidir si condena a los Gobiernos por su inacción contra...

Estrasburgo debe decidir si condena a los Gobiernos por su inacción contra el cambio climático

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene sobre la mesa tres demandas centradas en la pasividad de los gobiernos contra el cambio climático, la más ambiciosa interpuesta contra más de una treintena de Estados

Hace tan solo un año, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) advertía sobre las de olas de calor entre cuatro y cinco veces más recurrentes o entre ocho y trece si se pone el foco en las más raras, en las sequías que se duplicarán en frecuencia e inundaciones que ocurrirán entre 1,5 y 1,7 veces más.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), preocupado por estas alertas, al igual que buena parte de la sociedad, ha elevado a la Gran Sala, su máximo órgano, diferentes demandas sobre la inacción de los gobiernos en la lucha contra el cambio climático en los últimos meses.

Ahora mismo, Estrasburgo tiene tres grandes casos sobre la mesa, de los cuales el más ambicioso, por la magnitud de la demanda, es el que ha llegado desde Portugal. En concreto, la acción se dirige contra la Unión Europea al completo, Suiza, Reino Unido, Noruega, Rusia, Turquía y Ucrania, quienes acumulan una parte importante de las emisiones de dióxido de carbono a nivel mundial.

En 2020, Rusia emitió el 4,66% del dióxido de carbono que se expulsó en todo el planeta, mientras las emisiones de Alemania o Turquía representaron el 1,77% y 1,13% de las cantidades globales, respectivamente, según la información recopilada en la Base de datos de Emisiones para la Investigación Atmosférica Global (Edgar).

Estrasburgo debe decidir si condena a los Gobiernos por su inacción contra el cambio climático / Imagen: EFE
Estrasburgo debe decidir si condena a los Gobiernos por su inacción contra el cambio climático / Imagen: EFE

La demanda de Portugal fue impulsada por 6 jóvenes de la misma familia

Esta demanda, llegada desde suelo luso, fue impulsada tras el verano de 2020 por media docena de jóvenes, todos ellos pertenecientes a la misma familia que comenzaron a recaudar fondos para plantarse ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en septiembre de 2017, después de que Leiria, la localidad donde crecieron, fuese arrasada por las llamas.

Estrasburgo ha aceptado a trámite y ha decidido que se haga cargo de él la Gran Sala, compuesta por 17 jueces y cuyas sentencias son definitivas. «Es un acontecimiento extremadamente significativo que demuestra cuán importante es la cuestión del cambio climático para los derechos humanos», ha explicado a The Guardian el colectivo Global Legal Action Network (GLAN), que respalda a los jóvenes.

Los demandantes consideran que los incendios forestales que asolan su país son resultado directo del calentamiento global. Además, señalan que corren el riesgo de contraer problemas de salud, como trastornos del sueño, dificultades respiratorias o alergias, a consecuencia de estos fuegos y recuerdan que cuando las llamas golpean el país no pueden ir a la escuela, hacer ejercicio o pasar tiempo al aire libre. Además, se muestran preocupados por la fuertes tormentas que se registran en invierno.

Estos desastres naturales les provocan una «ansiedad» ligada también «a la perspectiva de vivir en un clima cada vez más cálido», con las consecuencias para ellos y las familias que pudieran formar.

Los jóvenes portugueses se quejan del incumplimiento por parte de los Estados de los compromisos asumidos en relación al Acuerdo de París, sellado en 2015. En concreto, sobre el incumplimiento de contener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2ºC con respecto a los niveles preindustriales y de esforzarse para limitar dicho incremento a 1,5 ºC.

Demandas del colectivo suizo Verein KlimaSeniorinnen y del exalcalde de Grande-Synthe

El colectivo suizo Verein KlimaSeniorinnen (Mujeres Mayores para la Protección del Clima) y el eurodiputado francés y alcalde durante casi dos décadas de Grande-Synthe, también han llevado a Estrasburgo la inacción gubernamental para combatir el cambio climático y sus demandas están sobre la mesa de la Gran Sala.

En este caso, los pleitos son contra Suiza y Francia. Durante años, la organización solicitó a las autoridades nacionales que tomasen las medidas necesarias para cumplir con las metas fijadas en el Acuerdo de París. Al ver que su solicitud no tenía éxito decidieron acudir ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Por su parte, el exalcalde alegó que las medidas adoptadas por el Estado francés para hacer frente al calentamiento global «habían sido insuficientes». De hecho, hace solo un año el Conseil d’Etat consideró que no era factible cumplir con el objetivo de reducción de emisiones del 12% para el periodo 2024-2028.

Los demandantes señalan que la inacción de los diferentes gobiernos en esta materia atenta contra el derecho a la vida y el derecho al respeto a la vida privada y familiar, y los jóvenes portugueses consideran incluso que se está produciendo una posible violación del artículo 14 del Convenio, que prohíbe la discriminación, tomado en conjunto con los dos anteriores.

DEJA UNA RESPUESTA