Cortesía de ABC, la moral ética siempre necesita ayuda

Interpelar al prójimo desde una posición moral, o moralista, es algo que nunca me ha gustado. O sea, vienes a decirle a alguien que hace algo mal, que tú lo haces bien, y que por ello eres mejor… ¿Y esperas que te dé dos besos? 

El moralismo suele disfrazarse de ética. La moral es algo de un tiempo concreto, mientras que la ética, oh, es universal. Por ejemplo, todos estamos de acuerdo en que la ética nos dice que matar es malo. Pero ha habido anarquistas que han matado sin pestañear, y a quienes yo jamás en la vida condenaré, por cuestión de corporativismo. Eran de los míos, y hay que defenderlos en el juzgado, y ante la jauría, claro que sí. En fin, que en la práctica, yo no encuentro diferencia entre ética y moral. La moral suele ser cosa de gente bruta, como un cura en el altar diciendo que follar es malo, o que hay que taparse las rodillas. Mientras que la ética es cosa de filósofos y de gente que está todo el día metida en casa, y que dan coartada a los moralistas para elucubrar barbaridades. ¿O no es cierto que montones de revoluciones se hicieron para llevar el paraíso, y edificaron el infierno?

En fin, que interpelar desde la moral, lo haga un cristiano, un miembro del Ejército de Salvación o un anarquista, me parece algo bastante sospechoso. Ya que, la verdad sea dicha, cuando uno observa no lo que se dice, si no lo que se hace, encuentra cada barbaridad en el agente moral, que te caes de culo. A ver si me explico.

¿No es cierto que hay anarquistas que vienen a decir que votar a un político y apoyar a un partido, es algo malísimo? Y ahí se quedan. Es un anarquismo de anarquistas que no van a votar, ni se presentan a diputados. Por supuesto no votar es mucho más sencillo que presentarse a diputado, pero ahí queda la cosa. Ahora bien, llegan a sus casas, y allí habita el feudalismo. O lo mismo no tienen casa y viven alegre y despreocupadamente de lo que trabaja el cónyuge o lo que le dan los padres. O simplemente no hace nada de nada, y en su trabajo arrastra el lomo como el que más.

Entonces llega alguien, y desde su posición moral, o ética, me da igual, intenta abrirme los ojos, y me predica, y me dice que obro mal… Y todo se resume en que tendría que hacer lo que me está diciendo ese pendejo, coger internet y ponerme a repartir octavillas con el membrete de la Mínima Verdadera, que eso se hace ahora de manera mucho más cómoda en el facebook. No gracias.

La ética es algo personal, algo que se siente, y algo que se lleva a cabo cuando sale del corazón. O al menos ese es mi caso. No es algo que se predica, si no algo que se lleva a cabo. Y esa y no otra, es la base de la propaganda por el hecho.

A las barricadas