Por los medios de comunicación nos hemos podido enterar de que los vertidos producidos desde Oyón (Álava), y sucesivamente denunciados por Amigos de la Tierra La Rioja, están a punto de ser sancionados por Europa.

No es el objetivo de esta asociación que se sancione a nadie pero sí la denunciar de problemáticas ambientales para solucionarlas las origine quien las origine. En este caso, se puede llegar sancionar al Estado Español, pero el Gobierno Vasco a través de URA (Agencia Vasca del Agua) no se ha tomado en serio la necesidad de construir instalaciones para terminar de depurar las aguas residuales de Oyón. Mientras, los vertidos han ido directamente al término municipal de Logroño y de ahí al Ebro contaminándolo. Si la problemática hubiese sido al revés, no dudamos que el Gobierno Vasco hubiera puesto el grito en el cielo, pero aquí el Ayuntamiento de Logroño, Gobierno Riojano y la Confederación Hidrográfica del Ebro han mirado para otro lado.

Esperamos que las nuevas instalaciones se realicen con mayor brevedad posible y el Estado Español no sea sancionado; porque al final la sanción será pagada por el conjunto de los ciudadanos y no por los verdaderos responsables de los vertidos.

Deja un comentario