Este próximo curso 2020-2021 se impartirá la materia de Religión Islámica en escuelas públicas de Barcelona, el Baix Llobregat, Girona y Tarragona mediante un plan piloto creado por el departamento de Educación de la Generalitat.

Se prevé que se imparta preferentemente en el primer curso de educación primaria y en primero de la ESO. Más tarde se podrá impartir en otros cursos, empezando por los más bajos, siempre que el profesorado que imparte la materia tenga horario disponible y hasta agotar su horario lectivo.

Pero las entidades en defensa de la laicidad en Cataluña no están de acuerdo con esta decisión y reclaman una educación libre de dogmas y sin adoctrinamiento.

Para Ateus de Catalunya, Europa Laica – Catalunya Laica y la Fundació Ferrer i Guàrdia, la impartición de la materia Religión Islámica supone un paso atrás en la consecución de una educación laica y la segregación del alumnado según la creencia de sus padres o tutores.

Asimismo, señalan que la financiación de los docentes que impartirán la materia se hará con fondos públicos y consideran que se igualarán los privilegios con la religión católica, minusvalorando a otras creencias y convicciones.

Tal y como indican en una nota de prensa en el portal laicismo.org, las tres entidades rechazan la financiación con fondos públicos y que se utilice el centro educativo para enseñar dogmas y hacer proselitismo.

Por ello, defienden una educación laica que respeta las creencias del alumnado y piden a Josep Bargalló, conceller de Educación, que adopte medidas para evitar la segregación por creencias y avance en la construcción de una escuela laica, inclusiva que respete la diversidad, en un modelo que fomente la libre conciencia y el pensamiento crítico del alumnado.